Esta, se puede considerar la movilización feminista más importante de la historia de la Universidad Diego Portales. Fueron exactamente 38 días de lucha los que sostuvieron estudiantes de todas las facultades para unirse a una sola causa: No más abusos ni educación sexista.

La estudiante de dicha casa de estudios, Catalina Brieba, a través de su blog informó los detalles del acuerdo: Sobre la temática que se vive en la Universidad, tras el llamado a bajar las tomas de ayer miércoles 13 de junio la ex presidenta de la FEDEP, Natalia Silva, contó que:

Dentro del 80% de los puntos que se aprobaron del petitorio de las Asambleas de Mujeres y Disidencias de la Universidad, se encuentra:

-La creación de un departamento de género
-El acompañamiento psicológico en caso de denuncias de acoso y abuso sexual
-La adaptación del lenguaje inclusivo -exceptuando en los comunicados oficiales-
-La integración de un CFG (curso de formación general) de disidencias
-La creación de talleres con perspectiva de género y violencia
-Las sanciones a quienes no respeten a personas con nombre social
-La implementación de campañas para la prevención del VIH, y test rápido cada tres meses
-La inclusión de baños binarios en todas las facultades de aquí al 2021.

De acuerdo con el 20% de las propuestas que no se aprobaron, se creará un Comité Asesor que pretende ir evaluando situaciones a futuro, para posiblemente aprobar todas las demandas del estudiantado.

Intervención a casa central

Tras el quiebre de la mesa de negociación con las autoridades, la mañana del pasado viernes 8 de junio, las alumnas decidieron hacer una intervención pacífica que constaba en encadenarse a las rejas del edificio más importante de la UDP.

No alcazaron a cumplir media hora manifestándose, cuando fuerzas especiales de Carabineros interrumpieron en el lugar con carros lanza agua y zorrillos (tanquetas que arrojan gases químicos), llevándose a 8 detenidos y causando la frustación en las y los estudiantes que estaban participando de la protesta.

La vocera y consejera académica UDP, Macarena Galáz, publica en su cuenta de Facebook: “Nos tuvimos que encadenar a Casa Central y recibir violencia de parte de Carabineros, para recién hablar con el rector sobre nuestro petitorio”.

Pero al parecer, este acto hizo hincapié en Carlos Peña, rector de la Universidad, quien estaba siendo acusado de apoyar al feminismo en sus columnas de opinión, sin darle espacio al diálogo sobre estas mismas demandas al alumnado. La tarde del mismo viernes, el columnista de El Mercurio cedió para conversar con las voceras.