Este jueves, la Universidad de Concepción publicó un comunicado en el que dio a conocer la desvinculación del académico de la carrera de Periodismo, Tito Matamala, quien fue acusado por estudiantes del plantel de acoso sexual.

“Luego de la investigación iniciada por acusaciones de acoso sexual en contra del académico de la Facultad de Ciencias Sociales, señor Tito Matamala Aburto, la fiscalía universitaria ha concluido la investigación, que estuvo dirigida a comprobar las denuncias realizadas en su contra. Una vez analizados los antecedentes y el informe desarrollado por la fiscalía de la Universidad de Concepción, el señor rector Carlos Saavedra Rubilar decidió poner término al contrato de trabajo del señor Matamala, medida de la que ya fue notificado”, señala el texto consignado por La Tercera.

El proceso de investigación interna en el plantel se inició hace casi un año, luego de que se conocieran 18 testimonios de estudiantes de Periodismo que relataban hechos de connotación sexual no consentidos por parte de profesores y uno de sus compañeros, lo que gatilló una movilización que exigía sumarios internos y que concluyó el martes pasado con la salida de Tito Matamala.

Sobre él, una de las estudiantes relató en septiembre pasado que “no podía llegar tarde a alguna de las clases porque me hacía gestos para que me fuera a sentar adelante, ojalá en el primer puesto. En ese entonces, ya éramos amigos de Facebook, y si faltaba a clases me escribía por este medio diciendo ‘te eché de menos, como siempre’ este tipo de mensajes llegan pasadas las 10 de la noche. También existían las invitaciones a tomar algo, celebrar cualquier cosa con cerveza, después de clases o conocer su colección de libros y avioncitos. En los pasillos, me saludaba y me decía ‘corazón, no sigas faltando porque me voy a enojar’”.

A esta medida se suman los despidos de los profesores Andrés Latini y Adrián Pineda el año pasado, que también fueron mencionados en las acusaciones, mientras que Ángelo Benevento, el cuarto denunciado, en recibió una amonestación escrita. En tanto, el estudiante Michael Herrera congeló sus estudios, por lo que no se inició un sumario en su contra.