Luca Modric se paró frente al balón en el minuto 116 del tiempo agregado para darle la clasificación a cuartos de final a la selección de Croacia. Sin embargo, nadie esperaba que la figura del Real Madrid ejecutara un tiro tibio que fue contenido por el portero Schemichel, quien le dio un balón de oxígeno a Dinamarca que extendía todo hasta la lotería de los penales.

Hasta ese momento, el partido era magro, ninguna selección buscaba tener el protagonismo para pasar de ronda, a pesar de que en el comienzo del encuentro se registraron los dos únicos goles de la jornada.

En el minuto 1′,  Mathias Jorgensen capturó un rebote en el área y decretó la ventaja para Dinamarca. Tras cartón Mario Mandzukic puso el empate a los 3′.

De ahí en más, Croacia, que venía con el cartel de candidato tras derrotar por 3-0 a Argentina, no logró establecer la superioridad que todos especulaban antes del encuentro. Mientras que los daneses se limitaron a mantener el resultado apostando por una definición a penales que finalmente llegó.

En los lanzamientos penales, Subasic se hizo gigante y contuvo tres tiros de los jugadores daneses que no aprovecharon la buena racha de Schmeichel que también tapo dos. Fue Ivan Rakitic el que sentenció la serie y le dio la alegría a los croatas que sueñan con llegar a la semifinal a costa del dueño de casa, Rusia.