El ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, se manifestó en contra de la propuesta de la Central Unitaria de Trabajadores de subir el sueldo mínimo a $420 mil.

Para el titular de la cartera, el aumento está por sobre la realidad que tiene el país en materia económica y llamó a tener un diálogo fecundo en esta materia.

“Me encantaría que fuera cierto porque significaría que pagando cuatro años ese sueldo se acaba la pobreza en Chile pero todos sabemos que eso no es viable”, afirmó en el programa “Estado Nacional” de TVN.

“Eso significaría un reajuste en términos nominales del 20% el primero año, 15% el segundo 12,% el tercero. Créame que nadie podría estar en contra de eso pero es absolutamente inviable”, agregó

El ministro citó el reajuste que se hizo en 1999 y que, según su visión, significó un problema de desempleo. “Todos quisiéramos que el salario mínimo fuera más alto, pero uno tiene que hacerlo responsablemente, creo que es muy importante que en esto el diálogo sea fecundo”, sostuvo.

Monckeberg no quizo revelar cuál será la propuesta del gobierno en esta materia. “Lo más importante es que sea un salario mínimo que permita crecer, que no afecte el empleo y que nos ponga una perspectiva de que cuando al país le va bien, siempre al trabajador tiene que irle mejor“, concluyó.