La selección de Brasil derrotó este lunes por 2-0 a México en el Samara Arena, en los octavos de final del Mundial de Rusia, gracias a un buen partido de Neymar, quien aportó con un gol y una asistencia.

Empezó mejor México, y algunos ya vaticinaban otra sorpresa como las firmadas por Alemania, Argentina o España. Pero Brasil está ganándose la condición de favorita con el paso de los partidos.

De menos a más, cogiéndole el pulso al partido sin prisa pero sin pausa, Brasil esperó a que México bajara el ritmo físico para buscar superar a un intratable Ochoa, que paró todo lo que pudo para intentar que su ‘Tri’ pudiera ir a unos cuartos de final que no conocen desde la cita en su casa en 1986. Pero Neymar, reivindicándose, abrió el marcador y después hizo la mitad del segundo gol.

Neymar inició y finalizó una jugada en la que Brasil pudo llevar al marcador la diferencia que había en el campo de juego. El ’10’ fue abriendo vía en paralelo a la línea de la frontal del área hasta que, de tacón, engañó a los defensas y asistió a Willian, que con un autopase y un centro de la muerte la puso ideal para que Neymar, estirándose y con la punta del pie, pusiera ventaja a Brasil.

El buen juego de Brasil exigió en innumerables ocasiones a Ochoa, quien fue el gran responsable de que el partido siguiera 1-0 hasta el minuto 88, momento en que Neymar realizó una contra y remató en el área, lo cual generó un rebote por parte del meta mexicano que fue capturado por Roberto Firmino, quien decretó el definitivo 2-0.