Doce meses de prisión es la condena que un tribunal austaliano dictó este lunes para el ex arzobispo australiano de Adelaida Philip Wilson, quien el pasado mes de mayo fue declarado culpable de encubrir casos de pederastia durante la década de 1970.

Según establece el fallo, el ex arzobispo no podrá solicitar la libertad condicional hasta que cumpla la mitad de la condena. Sin embargo, fuentes judiciales no aclararon si entrará en prisión y no será hasta agosto cuando el juez se pronunciará sobre la solicitud de la defensa para que Wilson cumpla su sentencia bajo arresto domiciliario, alegando que padece diabetes, alzheimer y problemas de corazón.

Wilson, de 67 años, se convirtió así en el religioso de la iglesia católica del más alto rango en ser sentenciado en un caso relacionado con la pederastia, acusado de encubridor al no informar a la policía de los abusos sexuales perpetrados contra dos monaguillos por el fallecido sacerdote James Fletcher en la década de 1970.

Un día después de ser hallado culpable, Wilson se apartó de su cargo de arzobispo de la ciudad de Adelaida.

El abusador James Fletcher fue sentenciado en diciembre de 2004 por nueve cargos de pederastia y murió en la cárcel 13 meses después. En 1976, ambas víctimas denunciaron a Wilson los abusos que sufrieron por parte del sacerdote. Una comisión investigó la respuesta institucional a la pederastia en Australia y encontró que la Iglesia Católica recibió quejas de 4.500 personas por presuntos abusos de unos 1.880 hermanos y sacerdotes entre 1980 y 2015.

El Gobierno australiano tiene previsto en octubre pedir perdón en nombre del país a las víctimas de pederastia mientras se encontraban bajo el cuidado de las instituciones.