El obispo emérito de Valparaíso, Gonzalo Duarte, respondió las acusaciones de abuso sexual que hay en su contra, que realizaron un grupo de ex seminaristas.

El pasado 11 de junio el Papa Francisco aceptó la renuncia de Duarte. Este último, dejó el silencio y se refirió a los casos que le acusan los ex seminaristas, Sebastián del Río y Mauricio Pulgar, en un programa de televisión local del canal Quintavisión. “Hay cosas de las que uno se puede arrepentir en la juventud, pero niego absolutamente actos de connotación sexual de mi parte. También niego absolutamente haber realizado amenazas”, argumentó.

Según informa SoyValparaíso, en el caso de Sebastián del Río, quien acusó al exobispo Duarte de abuso de conciencia, abuso de poder con una connotación sexual, tras supuestamente solicitarle que le hiciera un masaje con inclinaciones sexuales, el sacerdote señaló que a “Sebastián del Río yo lo conozco desde pequeño. Él iba mucho a mi casa, nunca le impedí que llegara a mi casa cuando era seminarista”.

Además agregó que “el hecho ocurrió en la misa de los sacerdotes, en donde se juntan todos los sacerdotes de la Catedral durante el día Miércoles Santo. Estábamos atrasados para la misa y el obispo auxiliar de Valparaíso, Santiago Silva, me dice: ‘Sebastián del Río necesita hablar contigo’. Le dije que en este momento no puedo, que íbamos a comenzar la misa. Me insiste y me dice que está llorando”.

Duarte continuó su relato diciendo que “yo le digo, pero ‘¿cómo un hombre grande va a a estar llorando?’. Santiago Silva me pide como favor personal que lo atienda. Voy a ver a Sebastián del Río y el digo: ‘Te voy a pedir un favor. Me vas a poner un poco de calorub acá (se indica la zona baja de la espalda)’; me levanté solo la camisa y le pregunté qué es lo que necesita, porque le expliqué el poco tiempo que teníamos”.

Sobre la precisión de la denuncia de Del Río, Duarte aseguró que “me pasó el Calorub y me contó que lo iban a echar del proceso de formación. Fue eso lo que pasó; nada más. Dos o tres años después (Del Río) cambió la versión y con la connotación que ahora se le da al tema me di cuenta que fue un error”.

Respecto al bloqueo que Duarte habría hecho para que Del Río no llegara a ser sacerdote, el ex obispo porteño dijo “me di cuenta que no tenía las condiciones para ser sacerdote tras enviarlo a la parroquia de Casablanca y leer sus informes. Nada moral, simplemente no tenía las condiciones”.

Con el caso de Mauricio Pulgar, ex seminarista de Valparaíso que se querelló contra el obispo emérito, por abusos sexuales, encubrimiento y asociación ilícita, el sacerdote dijo que “él nos hizo un favor porque nos llevó a tribunales. Cuando esto ocurrió yo le dije a los otros involucrados (4 obispos y 5 sacerdotes) ‘acá no vamos a hacer un frente común. Cada uno buscará su abogado y se defenderá”.

Revisa a continuación la entrevista completa: