Un grupo de investigadores chilenos generó un medicamento en base a la curcumina que previene la reparición y metastasis del cáncer.

Según informa Prensa U. de Chile, Los científicos del Centro Avanzado de Enfermedades Crónicas (ACCdiS) y académicos de la U. de Chile, liderados por el Dr. Andrew Quest de la Facultad de Medicina, y por el Dr. Felipe Oyarzún, de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas, trabajaron en una nanoemulsión en base a curcumina para promover su efecto anticancerígeno.

La cúrcuma, que se utiliza usualmente para saborizar alimentos, tiene propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias, las que nos e aprovechan totalmente por la inestabilidad y insolubilidad en agua de uno de los principios activos de la cúrcuma: “la curcumina”. Esto limita que esta molécula tenga efecto biológico cuando se ingiere como aliño por la vía oral.

Según explica el profesor Oyarzún, desarrollaron “un medicamento muy pequeño, donde la curcumina está disuelta y protegida, y que se puede administrar eficientemente por cualquier vía”.

Esta solución, indicó Andrew Quest, “se generó emulsificando la curcumina y encapsulándola dentro de nanoestructuras en cuyo núcleo está la curcumina disuelta y protegida”. Incluso, agregó el investigador, “esta fórmula se puede transformar en un polvo y después de resuspenderse en agua, y volver a administrarse. Entonces, desde el punto de vista del almacenamiento, también es un producto muy promisorio pues se puede preservar por mucho tiempo”.

Para este estudio, la aplicación de la nanoemulsión fue subcutanea dado que en el modelo animal se generó un tumor muy resistente, que luego fue extraído quirúrgicamente. Los investigadores aplicaron una dosis de la formulación y finalmente cerraron la herida.

En este trabajo experimentaron con un cáncer a la piel (melanoma), cuyo tumor primario es capaz de reaparecer y proliferar en otras partes del cuerpo luego de ser extirpado. Esta acción terminó con una sola dosis de la nanoemulsión de curcumina. Con esto se consiguió prevenir la reparición y metástasis en el 100 por ciento de los animales tratados, según detalló Oyarzún. De los casos no tratados, el 70 por ciento presentó la reaparición del tumor y metástasis.

Actualmente, el equipo busca apoyo financiero para realizar estudios clínicos que permitan continuar evaluando los efectos de esta tecnología en distintos tipos de cáncer.