Este miércoles, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, anunció que el municipio está gestionando que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) le aporte directamente los recursos. “Llevé personalmente las conversaciones con el BID y llegamos a un acuerdo. Hay un compromiso de poner el dinero a disposición para desarrollar proyectos, apoyar la gestión de la municipalidad y, además, como producto de aquello, definir una forma de gestión del sitio distinta a la de hoy”, aseveró.

Sharp se refirió también a la fórmula para recuperar la ciudad puerto que, pese a que cumplió 15 años como Patrimonio de la Humanidad no cuenta con el plan de gestión que la Unesco recomienda para esos sitios. Una de las propuestas que se planteó con el anterior intendente fue crear una corporación público-privada presidida por el alcalde, pero integrada por ministerios y servicios con incidencia en el sitio, el puerto, gremios y universidades.

De hecho, según el presidente de la comisión de Patrimonio del Consejo Regional, Manuel Millones, el respaldo del BID estaría sujeto a la constitución de dicha corporación. Pero eso fue desmentido por Sharp: “Es un error señalar que los US$ 500 mil están vinculados necesariamente a la constitución de una corporación. Eso no es así”, dijo el alcalde. Según él, aunque se necesite “la colaboración del Estado y de privados, le corresponde al municipio administrar el sitio, ya sea en nuestro período o en los que vengan, del signo que sean”, subrayó.

En diciembre de 2016, Chile formalizó ante la Unesco la iniciativa de una “corporación sin fines de lucro de carácter público-privado y ampliamente participativa” para impulsar proyectos de regeneración urbana en Valparaíso. Al ser conocida, motivó el rechazo de concejales y el alcalde, por estimar que ello desplazaba el rol del municipio. Una postura que fue criticada por el  actual intendente, Jorge Martínez.