Una de las principales críticas de Sebastián Piñera a la adminsitración de Michelle Bachelet fue el alto gasto fiscal en el que incurrió su gobierno.

Es por esto que el mandatario afirmó que haría un plan de austeridad fiscal para reducir la deuda del Estado. Su objetivo era reducirla en US$1.100 millones al año, sin afectar proyectos sociales.

Sin embargo, una revisión, hecha por La Segunda, de los gastos que hizo Presidencia, en específico de las órdenes de compra que emitió en Mercado Público, durante el mes de junio, reveló que Piñera gastó solo un 1% menos que Bachelet en junio de 2017.

La actual administración ahorró $2 millones 904 mil. Si comparamos ambos gobiernos, Bachelet gastó $235 millones y Piñera gastó $233 millones 31 mil.

El mayor cambio entre la administración actual y la anterior se da en la distribución de los dineros. Bachelet desembolsó la mayoría de los recursos en pasajes aéreos y alojamientos ($47 millones 280 mil, 20% del gasto total), mientras que Piñera ha ocupado el 42% de los gastos en alimentacion y bebidas ($98 millones 702 mil, más del doble que la ex mandataria).

Cabe consignar que el actual mandatario ha ahorrado en el item de Servicios de Transporte, Almacenaje y Correo, en donde desembolsó $20 millones 741 mil, la mitad de lo ocupado por Bachelet.

Piñera también eliminó las tortas y bajó los gastos por concepto de vinos y licores. En este item Bachelet gastó en junio de 2017 $ 1 millón 327 mil, que incluyeron vinos que se sirvieron en almuerzos con delegaciones de Portugal y Argentina, respectivamente, entre otros brebajes.

Con respecto a esto, Piñera ordenó que se compraran vinos en caja tetra pak de marca Gato Blanco y Negro, por los cuales se invirtió $162 mil por variedad y $36 mil por una caja de 12 botellas de brandy Tres Palos.