Tras una mediática presentación el pasado 6 de abril, los integrantes de la mesa por el Acuerdo Nacional de Seguridad Pública han sesionado varias veces, barajando diversas opciones sobre el futuro de las medidas del orden público.

Una de las más polémicas, según consigna Radio Bío Bío, es la que tiene relación con la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), ya que plantearon la posibilidad de que sea de dependencia completa del Presidente de la República.

De esta manera, la ANI podría pasar de depender del Ministerio del Interior a ser responsabilidad directa de Piñera. Esto en condicional, ya que al ser presentada como opción en la mesa, pero sin haber una resolución definitiva, quedó en manos del Presidente la decisión.

De acuerdo al informe, inicialmente se diagnosticó que el sistema de inteligencia chileno debe modificarse y dotarse de mayores facultades.

Otro de los puntos discutidos, pero que sí tuvo consenso, fue el de restringir la libertad que tiene actualmente el alto mando de Carabineros sobre materias administrativas y operativas, debido al actuar delictual de altos oficiales de la institución.

Para ello, se propuso un control externo tanto financiero como operativo, y que se incluya “un sistema de auditoría externa, mientras el operativo directamente por medio del ministerio del Interior”.

Finalmente, y como tercer eje, se destaca la problemática de las armas en posesión de civiles. Materia que tuvo una propuesta clara: Que en un plazo breve se inicie “un proceso nacional de reinscripción”, o sea, que los poseedores de un arma legalmente inscrita, deberán obligatoriamente reinscribirlas.