425 estudiantes que cursan magíster y doctorados en la Escuela Latinoamericana de Posgrad de la Universidad Arcis instaron al ministro de Educación, Gerardo Varela, para que no los excluya del plan de cierre que el gobierno está negociando con la Universidad Católica del Maule.

Pese a que ya empezó la demolición del edificio que albergaba a la Universidad Arcis, el futuro de los estudiantes todavía no se ha definido y sigue siendo incierto.

El representante del doctorado de procesos Sociales y Políticos e integrante de la Federación de Estudiantes Latinoamericanos de Posgrado, Robert Molina, pidió explicaciones sobre el por qué no se les está considerando en el proceso de cierre de Arcis en un seminario celebrado en el ex Congreso, donde también participó el ministro de Educación.

Molina criticó que “no está considerando a los estudiantes de posgrado como estudiantes, entonces tampoco estamos a efecto de ninguno de los beneficios para la continuidad y término de nuestros programas académicos”. Según él, esto se debe a los “problemos de gestión administrativa y de la participacion del PC, que sacó los dineros que tenía invertidos en Arcis y nos dejó a la deriva”. Y agregó: “Ningún gobierno se ha hecho responsable”.

Varela, que no respondió las interpelaciones de Molina, habló al finalizar el seminario y sostuvo que están trabajando para solucionar los problemas.