Pasadas las 12:00 hrs. de este jueves 5 de julio, llegó la ex Presidenta Michelle Bachelet a la Casa Central de la Universidad de Chile y sentada en primera fila se unió al como parte del público al conversatorio “Mujeres Sin Biombo: Pioneras del Siglo XXI”, actividad en la que participaron como panelistas la futbolista Fernanda Pinilla, la cineasta Alicia Scherson, la médica cirujana Cecilia Sepúlveda, y la vicepresidenta de Google para Hispanoamérica, Adriana Noreña, quienes con la moderación de la periodista Mónica Rincón, dialogaron sobre género, feminismo y las barreras que han debido sortear para llegar a sus posiciones de liderazgo.

Aunque no era parte del panel, Bachelet, primera mujer ministra de Salud, primera ministra de Defensa y primera Presidenta en la historia de Chile, subió al final de la jornada a compartir también su experiencia con los presentes.

Traía un discurso en la mano, pero al pasar al frente lo dejó en el suelo y dijo “no lo pienso leer”. Y junto con recordar una serie de anécdotas que vivió siendo pionera en los distintos ámbitos que se ha desarrollado, especialmente en los últimos años, señaló: “Hay buenas noticias en el país. Yo estoy súper optimista con el movimiento de las chiquillas”.

En sus palabras, la ex mandataria puso el acento en que “todavía hay mucho por donde avanzar, Se pueden hacer muchas cosas y en cada área hay que identificar cuáles son las trabas que siguen existiendo. Mujeres como Eloísa Díaz, como Elena Caffarena, Olguita Poblete, Amanda Labarca, han contribuido a que, con todo, este país para las mujeres sea un poquito mejor que antes, pero sin duda hay mucho más que hacer”.

Los biombos de las mujeres líderes

“Estudiantes, académicas y funcionarias hemos estado en el centro de esta ola que no para, y enhorabuena que así sea”, dijo la vicerrectora de Extensión y Comunicaciones, Faride Zeran, al inaugurar la jornada de conversación.

Sentadas delante de un biombo, que simulaba aquel detrás del cual Eloísa Díaz tuvo que estudiar la carrera de Medicina separada de sus compañeros hombres, las panelistas de la jornada, fueron comentando los propios “biombos” que ellas debieron enfrentar para posicionarse en sus distintas disciplinas.

“Este biombo que ven aquí simboliza lo que tuvo que pasar Eloísa Díaz antes de derribarlo al convertirse en la primera médica-cirujana de Chile y todo Latinoamérica. Hoy nos preguntamos cuáles son los biombos que hemos derribado personal y colectivamente y cuál es el camino que nos queda por delante”, afirmó la vicerrectora Zeran, dando el vamos a la conversación.

La futbolista, licenciada en Física y hoy estudiante del Doctorado en Física de la U. de Chile, Fernanda Pinilla, relató, por ejemplo, la discriminación que sufrió de parte de su entorno cuando comenzó a jugar fútbol. “Las barreras que tuve que pasar las vi principalmente en los padres de mis amigos. Ellos tenían bien marcado que el fútbol era un espacio de hombres y prohibían a las niñas jugar conmigo y acercarse a mí”, señaló la lateral izquierda de la selección chilena.

La médica y Profesora Titular de la U. de Chile, Cecilia Sepúlveda, aseguró hay muchas barreras y biombos que se mantienen a través de los años para las mujeres. “Una primera barrera es la interna: el atreverte, el creer que puedes hacer las cosas. Luego hay una serie de barreras externas entre las cuales yo mencionaría como muy importante, la falta de compartir los roles sociales o familiares y el rol profesional. Esa barrera perdura”.

En línea con la profesora Sepúlveda, la vicepresidenta de Google para Hispanoamérica, Adriana Noreña, asumió que no son solo las barreras externas las que hay que superar, sino también las propias. Así, ejemplificó con su propia experiencia: “El día antes de aceptar la oferta en Google, me di cuenta que estaba embarazada. Lo primero que me puse fue una barrera, y le dije a mi jefe: Antes de aceptarte la oferta, déjame decirte que estoy embarazada´´. Él me dijo: Perfecto, felicitaciones, ¿cuándo empiezas?´. ¿Qué pasó? Nada´”.

Hablando sobre desafíos y cambios para avanzar en materia de género, la directora de cine Alicia Scherson, puso énfasis en el rol que tienen los medios de comunicación y particularmente el arte, afirmando que “sin duda éste va armando un imaginario con el que nos vamos alimentando, por eso es tan importante que haya más mujeres creando, dirigiendo e inventando estos mundos posibles. Se trata de agregar libros, películas, personajes de ficción que son los que nos van construyendo modelos de familia, de pareja, para que tengamos un universo más grande”.

Mónica Rincón, en tanto, planteó la necesidad de que existan las cuotas para las mujeres: “Yo encuentro que debe haber cuotas en las empresas públicas, privadas y en la academia. Tener cuotas por ley me espanta cero”, dijo la periodista y moderadora del encuentro, quien para el cierre enfatizó en que otra medida revolucionaria en la paridad de género, sería un postnatal masculino obligatorio e irrenunciable. “Sé que hay un tema de recursos, pero creo que haría cambios importantes, como empezó en Suecia, que incrementó en cinco puntos el PIB, cuando ellos tenían el PIB per cápita que tenemos en Chile hoy. Es decir, sería un buen momento”, remató Rincón.