Más que un entrenador un maestro. Así definen en Uruguay al técnico Oscar Washington Tabárez, quien ha estado al mando de la selección charrúa desde el año 2006.

El adiestrador, que también dirigió a la celeste entre 1988 y 1990, es una figura muy querida en su país y ni siquiera un eventual tropiezo con Francia en los cuartos de final del Mundial de Rusia 2018 podría sacarlo de su lugar.

Esto es graficado por la opinión de uno de sus ex dirigidos, Sebastián Abreu, quien afirmó a Cooperativa que no se imagina a Uruguay sin su maestro.

El delantero aseguró que la salida de Tabárez no está contemplada “ni a nivel directriz, ni social, ni deportivo, ni personal. Ya está planificada la próxima Copa América y el inicio de las clasificatorias. Si no surge algo extraño, seguiremos disfrutando de la mano de él”.

Sin embargo, el ex entrenador del Milan, no es apodado maestro porque sí. El uruguayo, de 71 años, se recibió como docente en el Instituto Normal de Montevideo y ejerció su profesión durante varios años, e incluso llegó a ser director del colegio N° 30 de la capital uruguaya.

En una entrevista que concedió a la revista argentina La Garganta Poderosa, Tabárez se declaró como “muy hincha de la educación pública” y contó una historia sobre sus días como profesor donde quedó impactado por la pobreza.

La primera vez que fui a una escuela carenciada vi a una niña que le quitó la cáscara a una banana y la tiró al suelo. Me acerqué para decirle que eso debía ir a la papelera, pero en el ínterin apareció otra nena que levantó la cáscara y se la comió“, relató.

Su labor como maestro fue desarrollada en paralelo con su carrera como jugador y posteriormente como técnico. No obstante, cuando llegó a dirigir a Peñarol en 1987, equipo con el cual ganó la Copa Libertadores el mismo año, se le exigió dedicación a tiempo completo para sus funciones de entrenador.

A pesar de esto, Tabárez nunca ha podido abandonar su función de educar. Tal como declaró Diego Forlán a The Wall Street Journal, “siempre decía que ser un jugador de fútbol es una profesión, pero es la forma en que te comportas como ser humano lo que es importante. Puedes ser un jugador talentoso, pero si no te comportas bien, se reflejará negativamente en ti y en tus equipos”.

De hecho, en la conferencia de prensa previa al partido con Francia, el oriundo de Montevideo, se dio el tiempo para enseñar un poco de historia.

“Francia es un equipo muy poderoso, creo que tiene vinculo con nosotros, de respeto, culturales, que vienen desde siempre”, partió por señalar y agregó, “yo fui al liceo público y el primer idioma que me enseñaron, aparte del español, fue el francés”.

Tabárez también destacó que el primer gran triunfo internacional de Uruguay fue en Francia y que el primer gol del mundial de 1930 lo hizo un Francés en Montevideo y que, incluso, hay un monumento recordándo ese suceso. “Hay vínculos culturales evidentes”, afirmó.

Por eso creo que ellos serán nuestros grandes rivales de mañana, pero de ninguna manera enemigos”, concluyó.