Luis Navarrete (72), pastor evangélico de la iglesia Casa del Dios Viviente de Hualqui, fue condenado a siete años de cárcel efectiva por su responsabilidad en siete casos de abuso sexuales en contra de tres menores de edad. Los hechos ocurrieron entre los años 2010 y 2014 y las víctimas asistían al templo presidido por el pastor.

Según informó Cooperativa, el defensor penal público Claudio Vigueras señaló que “no concordamos con la decisión de condenar, pedimos en su momento la absolución y, por lo tanto, la pena, ciertamente, no nos deja conformes, porque no nos dejaba conformes que existiera una pena”.

Además, el abogado señaló que existe la posibilidad de buscar la repetición del juicio realizado ante el Tribunal Oral en lo Penal de Concepción, aunque “no puedo adelantar eso en términos definitivos de que se presente un recurso de nulidad en contra de la sentencia”.

Pese a que el Ministerio Público pedía 10 años de prisión para Navarrete, el Tribunal resolvió darle una pena menor debido a que dos delitos presentados estaban prescritos, razón por la que no fueron sancionados. 

El Tribunal también dictó inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos contra Navarrete, además de inhabilitación absoluta para profesiones titulares durante la condena o de role que involucren una relación directa con personas menores de edad. A la vez, se dispuso se que proceda a la toma de muestras biológicas del condenado para determinar su huella genética e incluirla en el registro nacional de ADN de agresores.

La justicia acreditó que el pastor de la iglesia “Casa del Dios Viviente” se aprovechó de su cercanía con las víctimas para realizarles, en siete oportunidades, tocaciones y diversos actos de connotación sexual.