Este domingo el juez Rogerio Favreto, del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, ordenó la liberación del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien fue tomado preso en abril de 2018 por delitos de corrupción pasiva hechos públicos por el Caso Lava Jato, que reveló ilícitos con la empresa estatal Petrobrás y la constructura Odebrecht.

El juez federal otorgó a Lula el “habeas corpus” (procedimiento mediante el cual se puede comparecer ante un juez para que este determine inmediatamente la legalidad de un arresto) solicitado los diputados Wadih Damous, Paulo Pimenta y Paulo Teixeira del Partido de los Trabajadores, e incluso exigió que dicha medida sea cumplida de manera “urgente”.

“Cúmplase con régimen de urgencia en esta fecha mediante la presentación de la Orden de Excarcelación o de esta orden a cualquier autoridad policial presente en la sede de prisiones de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde se encuentra recluido el sujeto”, afirmó el juez.

Según algunos medios brasileños, el juez Favreto ha tomado esta medida para que Lula pueda ejercer sus derechos como candidato a la presidencia de Brasil en las elecciones de octubre. Luego de haber agotado varias instancia, actualmente al ex presidente sólo le queda someterse al juicio del Tribunal Supremo y el Constitucional para poder liberarse de la condena. 

Cabe destacar que aunque actualmente Lula esté inhabilitado para participar de las elecciones, éste sigue siendo el favorito de los electores, según encuestas oficiales.