Luego de que este domingo fueran rescatados cuatro de los doce niños que desde hace dos semanas permanecen atrapados junto a su monitor en el interior de la cueva Tham Luang, de Tailandia, este lunes se retomó la evacuación y ya son 8 los menores que salieron de la gruta.

A las 11.00 hora local (11 de la noche en Chile) 13 buzos internacionales y cinco tailandeses empezaron el trayecto para evacuar a los niños y al entrenador que aún siguen en la cueva. En esta segunda operación se rescataron otros 4 jóvenes, según confirmó la armada naval tailandesa en su cuenta de Facebook.

Las operaciones de salvamento se interrumpieron después de la segunda salida para reponer las botellas de aire comprimido y hacer una evaluación de la segunda etapa.

Todos los niños evacuados se encuentran a salvo y fueron evacuados con destino al hospital general de Chiang Rai, donde los esperaban sus progenitores. También, según fuentes del equipo de rescate, el estado de salud de las cinco personas que aún permanecen atrapadas en la cueva es bueno.

El camino para salir de la cueva es duro, incluso para los buzos profesionales que tardan 11 horas en el viaje de ida y vuelta, seis horas para ingresar y cinco para volver. Los 12 menores -de entre 11 y 16 años- deben caminar, escalar y bucear hasta la salida, en medio de corrientes, barro y en plena oscuridad.

En total, participaron en la operación 90 buceadores, 50 internacionales y 40 tailandeses. Los menores fueron escoltados por dos buzos profesionales, uno adelante y otro atrás, mientras se guíaron por una cuerda instalada previamente. Uno de los rescatistas es el encargado de llevar el tanque de oxígeno del niño para que tenga menos peso en el trayecto, al que también está atado.

Varios niños no saben nadar, como es común en las zonas rurales de Tailandia, y ninguno ha buceado, por lo que recibieron algunas clases de emergencia durante la semana. Para el rescate los niños utilizaron máscaras de cara completa, que son las más fáciles para buzos principiantes, traje, botas y un casco.

El pasado 23 de junio, los integrantes de un equipo de fútbol compuesto por doce niños y su entrenador quedaron atrapados en la cueva Tham Luang, al ser sorprendidos por una súbita tormenta que inundó parcialmente la caverna e impidió su salida. Ese mismo día las autoridades alertaron de la desaparición al encontrar abandonadas las bicicletas de los niños en el interior de la gruta. El hallazgo del grupo se produjo tras nueve días de intensa búsqueda en la que participaron más de 1.300 personas.