Varias irregularidades en las revisiones de emisiones de gases contaminantes de los autos Nissan y manipulaciones de informes de inspecciones fueron detectadas por la compañía japonesa Nissan Motor. Así lo reveló este lunes la propia empresa, que detectó la manipulación de los datos tras implementar controles más rigurosos a raíz de las irregularidadas detectadas el pasado octubre en sus inspecciones de calidad de vehículos.

En un comunicado, Nissan Motors detalló que en cinco de sus seis plantas niponas las pruebas sobre emisiones contaminantes se “desviaron” de sus protocolos internos y que tras una investigación interna se había detectado la elaboración de “informes de inspecciones basados en valores de medición alterados”. Sin embargo, no indicaron aún cuántos vehículos podrían estar afectados.

Pese a las alteraciones, la seguridad de los vehículos no se habría visto afectada y seguiría cumpliendo con los estándares de emisiones de la normativa del país asiático, informó la compañía. Además agregó que los datos fueron reescritos “para cumplir con nuestros propios estándares [internos], que son más estrictos”.

El anuncio de la convocatoria de una rueda de prensa para explicar el problema repercutió negativamente entre los inversores del fabricante en la Bolsa de Tokio, donde Nissan cayó al cierre de este lunes un 4,56%.