Inglaterra lo ha hecho varias veces en el Mundial de Rusia. La pelota en el tiro de esquina y en el área se prepara una fila de jugadores, uno detrás del otro, a la espera. Con el balón ya en movimiento por el aire, los jugadores se dispersan para confundir al rival y dispersar las marcas.

Esta es la llamativa estrategia que los ingleses han puesto en práctica y que les valió para marcar el primer gol del 2-0 definitivo ante Suecia por los cuartos de final.  Jugada que ha llamado la atención en la competencia, pero ojo, los campeones del mundo en 1966 están lejos de ser los primeros en hacer algo similar.

Durante este mismo año, la Selección francesa femenina destacó, además de sus contundentes victorias, por una particular jugada de la que bebe completamente la estrategia inglesa.

Cinco jugadoras galas forman un círculo justo en el límite del área y comienzan una ronda. El equipo contrario no sabe qué marcas tomar y deja muchos espacios en la defensa. El corner es ejecutado y el balón va hacia el segundo palo. Pivoteo y gol.

Esa es una de las estrategias que se están adoptando en el fútbol y que vienen de otros deportes como el basketball o del rugby y que cada están siendo más comunes.

La efectiva ronda francesa que le da goles a su Selección: