Después de tres años, el caso Penta llegó a su controvertido final, después de la decisión de la Fiscalía de descartar el cohecho y soborno y cerrar un juicio abreviado con los controladores del holding, Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano.

Ambos empresarios, que financiaron por fuera de la ley a distintos políticos de la UDI y al ex subsecretario de Minería Pablo Wagner, fueron condenados a cuatro años de presidio menor en su grado máximo, a pagar $857 millones cada uno por el perjuicio fiscal y a cumplir un programa formativo sobre “ética en dirección de empresas”.

La sentencia de Pablo Wagner, en tanto, se conocerá el próximo miércoles 11 de julio a las 14 horas.

Vale recordar que los querellantes del caso, el Consejo de Defensa del Estado, el Partido Socialista y la fundación Ciudadano Inteligente, fueron separadas del juicio abreviado, ya que todas apuntaban al delito de cohecho y soborno, cargos que fueron desestimados por el fiscal de la causa, Manuel Guerra.