Desde el pasado sábado, el video íntimo de Nahir Galarza con Fernando Pastorizzo empezó a ser difundido por redes sociales, una viralización que a estas alturas no se puede detener.

Los abogados de la joven argentina, quien fue condenada a cadena perpetua tras el crimen de su novio, presentaron un recurso de amparo y una denuncia para averiguar qué fue lo que pasó. Durante la cuarta audiencia del juicio, el pasado 11 de junio, un perito informático que accedió al celular de la víctima declaró que existía un video íntimo de la pareja. 

Al respecto, el abogado querellante, Juan Carlos Peragallo, pidió que se vaciara la sala para poder mostrar el video, con el objetivo de que quedara confirmado el vínculo amoroso que unió a los jóvenes. Sin embargo, los jueces rechazaron la solicitud y argumentaron que lo mirarían en privado. En ese momento, Nahir comenzó a llorar angustiada y su abogado pidió que fuera retirada de la sala.

Galarza volvió más tarde a la sala, acompañada por dos policías que la custodiaban y encaró directamente al fiscal Rondoni Caffa: “¿Es necesario que muestre ese video? ¿Por qué lo quiere mostrar? Si usted muestra ese video va a ser el responsable de que yo me suicide”, le aseguró.

Desde entonces, comenzaron a circular por la red una serie de videos falsos que mostraban a jóvenes con el aspecto de Nahir Galarza. Sin embargo, el sábado comenzó a difundirse el verdadero registro, que muestra a la pareja de día en el comedor de la casan de la joven. El problema es que el video nunca debió salir de la esfera del juicio, ya que las imágenes estaban en manos de los peritos informáticos, los abogados de la querella, la defensa, los fiscales y los jueces. Según reportó Clarín, uno de ellos decidió filtrarlo.

José Ostolaza, abogado de la joven señaló que “estamos enojados y tristes con lo que pasó. Mañana vamos a presentar un recurso de amparo para impedir que se siga difundiendo”. También anunció que realizarán una investigación para saber quién fue el responsable de la filtración, aunque por ahora no hay forma de frenar su viralización en Internet.