Una polémica sobre tráfico de influencias y tratos de favor de jueces del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) de Perú ha puesto en evidencia las debilidades del poder judicial del país andino.

El pasado fin de semana, el medio local IDL-Reporteros difundió unos audios en los que se escuchan diálogos de dos jueces y tres miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), encargado de nombrar, ratificar y destituir jueces y fiscales, aparentemente pactando cargos para favorecer a amigos en el sistema judicial.

“IDL-Reporteros revela, en esta y las siguientes entregas, los tratos ilícitos perpetrados por algunos de los más altos miembros del sistema peruano de justicia para beneficiarse a través de una impresionante colección de faltas y delitos que van desde el tráfico de favores, las trampas en exámenes de jueces y fiscales, el conflicto de intereses, hasta la manipulación de sentencias en varios casos judiciales sobre crimen organizado e incluso en por lo menos un caso de abuso sexual de menores de edad”, parte el reportaje.

En otro de los audios presuntamente un juez de la Corte Suprema ofrece a su interlocutor absolver a un acusado de violar a una niña, mientras que en otro se menciona la intervención del presidente Martín Vizcarra en “un asunto” que no se detalla.

Tras la revelación de las grabaciones, el Ministerio Público acudió este martes a las instalaciones de IDL-Reporteros para realizar una diligencia de exhibición de la documentación relacionada con los audios que involucran a jueces y miembros del CNM.

Según explico el periodista del medio Gustavo Gorriti la presencia del fiscal y los cuatro policías que llegaron al local “no había sido anunciada” y las autoridades no contaban con “ninguna orden”, lo que motivó que la diligencia se suspendiera. También, el penalista Carlos Caro comentó que el fiscal puede ir “a pedir la colaboración del periodista de manera adecuada”, pero no a “exigir o incautar documentación sin orden judicial”.

Ante ello, la fiscalía lamentó las “incomodidades surgidas” y señaló que el objetivo era “dar mayor celeridad a las investigaciones conocida la gravedad de los hechos”.

Grabados por orden de un juez

El presidente Vizcarra rechazó el uso de su nombre “sin ningún sustento” en los audios y pidió que se investigue el caso con celeridad para identificar a los responsables de estos “actos vergonzosos”.

Por su parte, el presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodriguez, dijo que las conversaciones telefónicas de dos jueces involucrados fueron grabadas por mandato de un juez, a pedido de una fiscal que investiga casos de crimen organizado.

Dos de los tres magistrados del CNM incluidos en la denuncia rechazaron estar involucrados en tráfico de influencias en el sistema judicial: “Jamás hemos conversado sobre la posibilidad de la elección del presidente del consejo (CNM). Jamás he pedido un ascenso o trabajo para alguien. Son dichos de terceros”, dijo Guido Aguila, uno de los siete miembros que conforman ese organismo y cuyo nombre fue mencionado en uno de los audios.

El presidente del CNM, Orlando Velásquez, dijo que su institución iniciará una investigación para definir el futuro de los magistrados involucrados: “Estamos recibiendo toda la información en torno a las denuncias vertidas”, aseveró.