La crisis de Nicaragua sigue aumentando las cifras de víctimas. Según datos entregados por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh), 351 manifestantes ya han fallecido en las manifestaciones contra el Gobierno.

Las movilizaciones que comenzaron el pasado 18 de abril, y en las que exigen la renuncia del presidente Daniel Ortega, han afectado principalmente a civiles que protestaban contra el gobierno.

La misma Anpdh denunció que existen al menos dos fosas comunes en Departamento de Carazo (al sur de la capital de Managua) en las que simpatizantes oficialistas habrían ocultado cadáveres de ciudadanos asesinados durante las protestas.

Desde la Asociación, indican que se enteraron gracias a las denuncias que les llegaron desde la propia ciudadanía del sector.

Más detalles entregó el el director de la Anpdh, Álvaro Leiva, quien apuntó quelas fosas se encuentran en las cercanías a Jinotepey de Diriamba, zonas donde se ha producido una fuerte represión policial contra la oposición desde el domingo .