El fiscal Regional de Rancagua, Emiliano Arias, detuvo al ex canciller del Arzobispado de Santiago, Óscar Muñoz Toledo, por estar implicado en casos de abuso sexual y estupro contra menores.

El religioso se autodenunció el 2 de enero de este año por abuso y ostentaba un alto cargo en la jerarquía eclesiástica.  Según consigna La Tercera, durante este año fueron incautados documentos del Tribunal Eclesiástico de Santiago y el archivo secreto del presbítero del Arzobispado donde existe constancia de abusos sexuales y estupro contra menores de edad desde el año 2002 hasta marzo de este año por parte del religioso.

Hasta ahora se contabilizan siete víctimas de abusos que cuando ocurrieron los hechos tenían entre 11 y 17 años. Cinco de ellas son sobrinos del religioso, que son hijos de sus primos hermanos. Otro corresponde a uno de sus acolitos. Un séptimo denunciante es de Rancagua y fue abusado en 2004, hecho que permitió que el fiscal Arias solicitara la orden de detención en el tribunal de esa ciudad.

Según se detalló en la investigación, el sacerdote se ganaba la confianza de los niños y se convertía en su confesor, posición de poder que aprovechaba para tocarlos y pedirles que lo masturbaran.