Corría el minuto 109 del segundo tiempo agregado cuando Croacia logró el sueño. Un gol de Mario Mandzukic puso el 2-1 contra Inglaterra logrando que los balcánicos entraran por primera vez a la final de un Mundial en la categoría absoluta. Pero no todo es alegría: Una de sus estrellas está pasando por el momento más feliz de su carrera y al mismo tiempo podría estar ad portas de caer en la cárcel.

Hay una historia de Luka Modric que está escondida entre los festejos en Rusia 2018 y que tiene que ver con la corrupción, un fichaje y la Federación croata, según reportan medios internacionales.

Todo se remonta al 2008, cuando el ahora astro del Real Madrid militaba en el Dinamo Zagreb y fue traspasado al Tottenham Hotspurs de Inglaterra. Por el fichaje, el talentoso volante habría recibido de forma ilegal el 50% de la transacción, una operación orquestada por Zdravko Mamic, por entonces presidente de la Federación.

Por esa época, el jugador hoy a la espera de disputar la final de la máxima competencia futbolística, era representado por el hijo del mencionado dirigente, Mario Mamic, quien había estipulado cláusulas que obligaban al futbolista a compartir sus ganancias con el agente.

Esto, derivó en que Modric es solo uno de un grupo de jugadores croatas que habrían recibido bajo la misma fórmula parte del monto por sus fichajes, develando un entramado de corrupción al interior de la Federación.

Es por eso que Mamic fue condenado a 6 años y medio de prisión, junto al propio ex presidente del club, Damir Vrbanovic, quien recibió 3 años.

Sin embargo, algo que fue olvidado es lo que pasó con Modric, quien fue considerado como sospechoso por un presunto falso testimonio que entregó el 13 de junio de 2017 al Tribunal. El problema es que su declaración es diferente de las que dio el 30 de agosto de 2015 ante la Oficina de Lucha contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada.

En su momento, el croata señaló que cuando firmó el acta judicial, no había leído del todo bien la documentación, lo que fue desmentido por su ex abogado. Por esto, el castigo que podría recibir es de 5 años de prisión si es declarado culpable por falso testimonio.

Este domingo la Selección croata se enfrenta a su par de Francia por la final del Mundial, luego de que vencieran por 2-1 a Inglaterra y los dirigidos por Didier Deschamps derrotaran a Bélgica por 1-0.