Este miércoles los pescadores artesanales de Mejillones presentaron una demanda de indemnización en contra de la Minera Michilla S.A., que pertenece al grupo Luksic, por el vertimiento de ácido sulfúrico, que ocurrió en septiembre de 2017 en el Puerto Michilla.

Según informa Bíobío, la acción judicial fue interpuesta a través del abogado Cesar Antonio Barra en representación de 219 pescadores arsenales, recolectores de orilla y buzos mariscadores, quienes exigen el paso 13.140 millones de pesos ante la Corte de Apelaciones de Antofagasta.

Luego del hecho, donde se derramaron 2.400 litros de ácido sulfúrico, la empresa lo admitió a través de un comunicado: “Un minuto después de detectado el evento, se produjo la detención inmediata de la descarga de ácido, lo que permitió controlar los posibles efectos de este incidente”.

Pero, los pescadores artesanales y grupos ambientalistas dudan esa versión y aseguran que la emergencia se extendió mucho más de eso y que el daño hoy se traduce en muerte de aves, animales y pérdida de recursos marinos. 

Un vocero de Greenpeace, Mauricio Ceballos, explicó que “las aguas de Mejillones fueron contaminadas por la negligencia de una empresa minera que esta vez derramó un tóxica sustancia como es el ácido sulfúrico, poniendo en riesgo el ecosistema del lugar y la salud de los habitantes. Se deben exigir las medidas necesarias serias para evitar que los derrames sigan ocurriendo en nuestros mares”.