A través de redes sociales, un médico mexicano denunció el caso de un paciente con dolor abdominal y obstrucción intestinal, a raíz del consumo de cápsulas para bajar de peso que se compra en Internet. Tras consumir las pastillas, éstas liberan una esponja para ocupar espacio en el estómago.

El paciente en cuestión consumía seis cápsulas al día para lograr su objetivo de bajar de peso: “Se los comparto para que tengan cuidado con los pacientes”, informó el especialista, adjuntando unas fotografías en donde se aprecia la transformación del medicamento bajo el efecto del agua.

“Reduccel Cápsulas” es el nombre del medicamento, descrito por la empresa como una “opción no quirúrgica para el tratamiento de la obesidad”. Al consumir las cápsulas, liberan una esponja dentro de unos minutos que pretende ocupar un lugar en el estómago y anular la sensación de hambre. Sin embargo, en México ya se presentó el caso de un paciente que sentía dolor y no podía defecar. Tras la revisión médica, le confirmaron que las esponjas estaban impidiendo el tránsito normal de su intestino.

El propio portal que promociona “Reduccel” asegura que se trata de un “método de tipo mecánico, que es un auxiliar para las personas que quieren perder peso. Consiste en unas cápsulas que llevan dentro un fragmento de esponja de celulosa compactada. Al entrar al estómago con el agua que se usó para pasar las cápsulas, esas van a reaccionar y dejar en libertad unos fragmentos de 95 x 25 mm de esponja de celulosa alfa, muy porosa y blanda que en conjunto esas seis capsulas puedan bloquear un 25-30% de la capacidad gástrica de la persona”.

Además, los fabricantes del producto para bajar de peso descartaron efectos secundarios, autorizando su uso también en mujeres embarazadas, lo que supone un riesgo mayor. Los especialistas llamaron a tener precaución con este tipo de medicamentos y a priorizar la buena alimentación y la actividad física.

Mira el video a continuación: