El Tribunal de Garantía de Rancagua determinó que el ex canciller del Arzobispado de Santiago, Óscar Muñoz, debe quedar en prisión preventiva tras la solicitud hecha por el Ministerio Público.

El religioso fue formalizado esta mañana por el delito de abuso sexual y estupro contra siete menores. En la audiencia también se determinó un plazo de 180 días para la investigación.

Cabe recordar que el sacerdote, que ostentaba un alto cargo en la jerarquía eclesiástica, se había autodenunciado por abuso el 2 de enero de este año.

Los hechos que se le imputan al religioso ocurrieron entre 2002 y comienzos de este año. Entre las siete víctimas hay cinco que son sobrinos de Muñoz, un acólito y un joven de Rancagua.