Croacia está expectante ante la final del Mundial de Rusia que se desarrollará el domingo donde deberán doblegar a Francia para quedarse con la copa.

Una de sus hinchas más acerrimas es la presidenta del país balcánico, Kolinda Grabar-Kitarovic, quien ha asistido a todos los partidos del combinado excepto a la semifinal ante Inglaterra donde se ausentó para ir a la cumbre de la OTAN en Bruselas.

Cuando animo al equipo me gusta hacerlo de una manera que a veces puede ser un poco inapropiada en la zona vip“, afirmó la presidenta.

Incluso ha llegado a ir al vestuario a felicitar a los jugadores como lo hizo en el encuentro donde vencieron por penales a Rusia en los octavos de final.

Sin embargo, uno de los aspectos que más ha llamado la atención es que la mandataria se paga los pasajes para ir a ver los partidos de su propio bolsillo. Según consigna Marca, la máxima autoridad del país balcánico también paga las entradas a los encuentros e incluso se descontará de su sueldo los días no trabajados por ir al Mundial.