El diputado del Partido Radical José Pérez Arriagada no suele estar en el ojo de los medios debido a sus memorables intervenciones en el Congreso o a sus proyectos de Ley, pese a que lleva 20 años en el parlamento.

Sin embargo en las últimas 24 horas ha protagonizado varias conversaciones, pero no por su desempeño legislativo sino por polémicos comentarios. El primero se produjo en la Comisión de Defensa, cuando dijo sentirse molesto porque el abogado Jaime Bassa asistiera sin corbata ni chaqueta.

Pero la segunda tiene mayores repercusiones, ya que fue en el marco de la renuncia de María Teresa Browne al cargo de gobernadora de la provincia de Biobío, donde dejó ver todo su machismo al decir que al ser “dueña de casa” es una actividad compleja.

“Sé que tiene hijos pequeños, de tal manera que una tarea de esta naturaleza es compleja para una dueña de casa“, sostuvo según consigna La Tribuna el diputado PR que llegó al Congreso en 1998.

Es por lo anterior, que Pérez agregó que “me quedo con las explicaciones que ha dado ella y no tengo porqué suponer intenciones de ninguna otra naturaleza, siempre he respetado a todas las personas, especialmente, a las mujeres, así que lamentar no más esta decisión”.

Y además, añadió que “lamentablemente duró muy poco tiempo en el cargo, pensé que iba a ser algo más definitivo, cada vez que tuvo alguna actividad la vi desempeñarse de la mejor forma que se podía en cada uno de los actos”.

Browne llevaba 130 días en el cargo cuando decidió dar un paso al costado, anuncio que hizo rápidamente oficial para despejar los rumores que apuntaban que había sido removida del cargo.

“He hecho presente y, he entregado un comunicado oficial con mi renuncia voluntaria por motivos personales espero que esto sea respetado”, explicó la ahora ex gobernadora que destacó que su labor más importante fue la reconstrucción de la Escuela Callaqui que “está pronto a ser entregado”.

Desde el día uno de la administración de Piñera, este puesto estuvo en la polémica, ya que originalmente había sido sido nombrado Cristián Fuentes, un ex consejero regional que no alcanzó a asumir debido a las molestias que generó su elección en partidos oficialistas. En su lugar había llegado María Teresa Browne.