En el Cuarto Juzgado de Garantía se realizó la audiencia contra los dos médicos que son acusados de abuso sexual a pacientes. Se trata del ginecólogo Carlos Cárcamo y de Gastón Hurtado, médico internista del Hospital Dipreca.

Sobre Hurtado pesa una denuncia realizada por un paciente de 38, que fue a su consulta médica en el Hospital Dipreca, el 3 de noviembre de 2016. Según indicó el fiscal Francisco Lanas, a cargo de la investigación, la denuncia fue presentada en la Fiscalía de Las Condes el año pasado, relatando que en medio del contexto de revisión de exámenes, el especialista “había realizado un examen que salía del marco normal y en ese contexto, sin justificación alguna y estando (la víctima) incapacitado, le habría introducido el dedo en el ano en reiteradas oportunidades”.

Sin embargo, el médico acusado aseguró que el objetivo del examen era revisar si tenía “algún daño en las paredes del ano, pero la concurrencia del paciente con este doctor no era con estos objetos, solo para realizar unos exámenes de sangre”.

Hurtado fue formalizado por el delito de abuso sexual con incapacidad para oponerse, que tiene una pena que va desde los 3 años y un día a los cinco años. Además, quedó con medida cautelar de prohibición de acercarse a la víctima. 

A la vez, el ginecólogo Carlos Cárcamo, quien es acusado de abuso por cuatro mujeres que se atendieron con él entre 2012 y 2015 en las comunas de Las Condes y Providencia, se mantiene prófugo. El especialista ya cuenta con una condena de cinco años y un día de presidio por el mismo delito cometido el año pasado en contra de dos personas. El Ministerio Público ya decretó la orden de detención en su contra.

Al respecto, el fiscal Lamas sostuvo que “el delito se materializaba en la realización del examen Papanicolao, el cual no se ajustaba a la práctica médica habitual”.