Ocurrió en agosto de 2006, en el sector San Rafael de la comuna de Calbuco. Según el testimonio de Elcira Soto, esa noche su pareja Juan Soto Alvarado la había agredido y amenazado en reiteradas ocasiones, antes de entrar con un hacha a la casa que compartían.

En su declaración ante la justicia, Elcira -quien entonces tenía 65 años- aseguró que ya había sentido miedo ante las amenazas constantes de su pareja, pero esta vez sintió que el hombre cumpliría con su promesa. Su versión incluso fue confirmada por tres de sus hijas, quienes declararon y confirmaron los episodios de violencia intrafamiliar que sufría su madre cotidianamente.

Pese a que la acusada aseguró que Juan Soto la agredía y amenazaba en reiteradas ocasiones, los antecedentes no fueron tomados en cuenta por el tribunal. Tampoco consideraron que el hombre ingresó con un hacha al domicilio de ambos, con la intención de matarla. Finalmente, ante el temor a ser asesinada, la mujer le quitó el arma y lo asesinó con ella.

El abogado defensor, Carlos Jiménez, aseguró entonces que “de nada sirvieron los argumentos de testigos demostrando que gran parte de la vida de esta mujer se vio enfrentada a constantes hechos de maltrato de su pareja y violencia intrafamiliar”. De hecho, el Tribunal Oral en lo Penal de Puerto Montt condenó a Elcira a 15 años de presidio por el delito de parricidio y la Corte de Apelaciones de la ciudad rechazó el recurso de nulidad presentado a su favor.

Desde entonces, la mujer ha cumplido 12 años tras las rejas y hoy tiene 78 años. Por quinta vez, le pidió al Presidente de la República acceder a un indulto, considerando que ha cumplido casi la totalidad de su condena y que padece de un cáncer cérvico uterino en etapa terminal, que la mantiene bajo los cuidados de Gendarmería en el hospital del recinto penal.

Actualmente, Elcira cuenta con el beneficio de salida de fin de semana, momentos que aprovecha para salir junto a su familia de la cárcel y retornar a Calbuco.

Un castigo que se sumó a 15 años de violencia

Hace unos meses, el director regional de Gendarmería, Sebastián Urra, aseguró que el proceso se encontraba en avance, considerando la intervención de las autoridades de Justicia y del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género.

Las palabras de su abogado, Carlos Jiménez, aún se hacían escuchar: “Todo se quedó con el delito cometido por ella, pero no existe un análisis más profundo del por qué ocurrió este hecho (…) A todo el maltrato recibido durante 15 años, se suma otro castigo también por 15 años”, recriminó, recordando que la mujer reaccionó tras años de maltrato.

Respecto a los cuatro intentos anteriores por lograr el indulto presidencial, la justicia determinó que no había cumplido los 3 tercios de su condena. Según Alex Meeder, seremi de Justicia, a la mujer se le habría ofrecido seguir su condena bajo la modalidad de libertad vigilada, pero ella habría optado por los cuidados de salud que le brinda Gendarmería.

Sin embargo, la coordinadora de No Más Violencia de Género, Ana Godoy, declaró a Radio Bío Bío que “creemos que es muy importante que a ella se le otorgue este indulto para que el tiempo que le queda de vida lo pueda hacer fuera de la cárcel”.

El último intento de Elcira Soto por libertad ya fue recepcionado por Gendarmería y a fin de mes se conocerá si recibe el indulto presidencial o si tendrá que continuar cumpliendo condena durante los tres años restantes.