Ángel Boza, uno de los cinco integrantes de la llamada “Manada” -el grupo de violadores españoles que salieron en libertad en un polémico juicio- acaba de ser detenido por la policía.

El joven intentó robar unos lentes de sol de una tienda en Sevilla y, en su intento de escape, arremetió con su auto contra dos guardias de seguridad. Así lo confirmó la misma policía de la ciudad, que publicó un tuit asegurando que detuvieron ” a un miembro de La Manada por intento de robo y agresión en un centro comercial de Sevilla”.

Boza fue interceptado este miércoles en el centro de la ciudad manejando un vehículo, pese a que se le había retirado. Tras el último fallo del caso “La Manada”, había quedado en libertad condicional y con medidas cautelares. Ahora espera en un cuartel policial hasta que se decida su situación.