El Colegio de Profesores, a través del Departamento de Educación y Perfeccionamiento (DEP), está impulsando un proyecto de apoyo a escuelas y liceos que tengan o manifiesten la voluntad de introducir o profundizar en un sello experimental, con el propósito de contribuir a la construcción de una nueva escuela pública y al desarrollo del saber pedagógico.

Se trata de la promoción de un concepto de escuela pública que se aleje de la mercantilización educativa y proponga la búsqueda de nuevos caminos orientados a la consolidación de la educación como un derecho social universal, garantizado por el Estado y cuyo sentido sea construido con las comunidades a partir de valores públicos, superando la lógica de estandarización.

El Proyecto cuenta con el apoyo de diversas instituciones, entre ellas está la colaboración de la Universidad de Chile, a través del Programa Transversal de Educación (PTE) y de UNESCO-Chile.

Pamela Castro, encargada de gestión de proyectos del PTE de la U. de Chile señaló que, “el Colegio de Profesores está haciendo un esfuerzo por recoger la realidad que se vive en las escuelas y qué es lo que sucede con el concepto de calidad que se aplica en los establecimientos educacionales, con las pruebas estandarizadas, con la evaluación cuantitativa. En ese sentido la Universidad de Chile quiere ser un aporte y participar en este proyecto, es una gran oportunidad”.

Además, agregó que es una instancia “para indagar, para investigar pero también para aportar. Los académicos de nuestras unidades se están ofreciendo para hacer cursos y participar en asesorías. Es una oportunidad para los docentes pero también es un recurso que la Universidad de Chile está poniendo al servicio de estas escuelas”.

Para Miguel Caro, encargado del proyecto en el Colegio de Profesores y académico de la U. de Chile, ésta “es una iniciativa del gremio que busca recuperar el rol pedagógico en el debate educativo. Justamente tiene que ver con la idea de restituir el protagonismo docente y restablecer la centralidad del saber pedagógico”.

“Creemos que en general la política educativa hace bastante tiempo, un par de décadas por lo menos, se ha vaciado de contenido pedagógico, de lenguaje propiamente educativo y a devenido en tipos de discursos que tienen que ver con metas de desempeño, productividad, rendimiento, rendición de cuentas. Lógicas empresariales”, explicó.

Cabe destacar que actualmente se está trabajando con el Liceo Confederación Suiza, de la comuna de Santiago y el liceo Miguel de Cervantes, también de Santiago, el Centro de Educación Municipal Horacio Aravena Andaur, de la comuna de San Joaquín y Liceo A-5, de la comuna de Macul.

Respecto a los tipos de colaboración externa que reciben las escuelas, destacan:

  1. La asesoría a equipos de trabajo (de gestión, UTP, etc.): en las diversas temáticas en que dicho equipo requiera apoyo para su labor directiva.
  2. El apoyo a diseño y ejecución de planes de acción: colaboración en el diseño, implementación de planes específicos de acción.
  3. Formación continua: acciones de perfeccionamiento en los distintos niveles, áreas y escalas temporales.
  4. Monitoreo y evaluación: seguimiento, retroalimentación y evaluación de planes de acción.

Finalmente, para Iván Páez, director ejecutivo del PTE de la Universidad de Chile, “el proyecto y sus escuelas asociadas constituyen un verdadero polo para la innovación pedagógica, toda vez que posibilita el encuentro, dialogo e intercambio entre saberes académicos, saberes docentes y la comunidad escolar. Todo, con el propósito de proyectar una nueva escuela pública que sea capaz de abordar los desafíos pedagógicos que plantea el siglo 21, además de permitir un reposicionamiento y una revalorización de la relación escuela, universidad, comunidad”.