Comer, subir una foto. Viaje, subir una foto. Junta con amigos, subir una foto. Caminar, subir una foto. Lo que al comienzo parecía una exageración o una broma, hoy es una actividad de los más común, internalizada e instantánea, hay quien diría que hasta compulsiva, pero es una realidad.

El placer que entregan los likes y que te den un corazón rojo en Instagram es compartido por los millones de usuarios y usuarias de la red social del momento y que está desplazando a Facebook y Twitter en varios segmentos demográficos. Incluso, en algunos, ya es la número uno, especialmente entre los más jóvenes.

Es por eso que las celebridades no están ajenas a esta plataforma y la oportunidad para ellas es perfecta. Los y las artistas comparten su día a día exhibiendo parte de su mundo y trabajo para sus fans siempre a la caza de cualquier video o foto para sentirse más cerca de ellos, y así acumular y acumular followers.

Y es en ese espacio virtual que muchas empresas vieron una chance para promocionar productos asociándose a las figuras más populares del espectáculo, cultura o deporte en las redes sociales para llegar a todos los potenciales consumidores que los siguen y disfrutan de la “cultura selfie”.

Porque el comercial viene de capa caída, lo que la lleva, son los “influencers”: los famosos que amasan una gran cantidad de seguidores y sirven como embajadores de una marca de una forma más cercana, no solo vistiendo o usando el producto, sino que compartiendo su propia experiencia con él. Negocio redondo.

Y de acuerdo al más reciente estudio publicado por la consultora Hopper HQ, los montos que se barajan por compartir una historia, un video o una foto son altísimos.

La número uno en estas materias es la menor del clan Kardashian, Kyle Jenner, quien ha llegado a embolsarse un millón de dólares por subir una foto gracias a sus 112 millones de seguidores.

En segundo lugar está la cantante Selena Gomez (139 millones de seguidores), quien cobra 800 mil dólares por subir un post. Le sigue en tercer lugar el astro del fútbol mundial Cristiano Ronaldo (137 millones de seguidores), con 750 mil dólares por foto.

En cuarto lugar está la hermana mayor de la primera, Kim Kardashian (114 millones de seguidores), con 720 mil dólares. Y cerrando el top 5 está Beyoncé (116 millones de seguidores) con 700 mil de la divisa estadounidense.

El actor Dwayne “La Roca” Johnson (US$ 650.000, 111 millones de seguidores), el cantante Justin Bieber (US$ 650.000, 102 millones de seguidores), los futbolistas Neymar (US$ 600.000, 100 millones de seguidores) y Lionel Messi US$ (500 millones, 97  millones de seguidores) y la modelo Kendall Jenner (US$ 5oo.000, 100 millones de seguidores) componen el resto del grupo de los 10 mejor pagados en Instagram.