A través de una carta, varios autores nacionales pertenecientes a los sellos que integran Penguin Random House anunciaron que el grupo editorial no participará de la próxima Feria Internacional del Libro de Santiago (Filsa), que se realizará como todos los años en Estación Mapocho.

Tanta la Corporación del Libro como Editores Chile se sumaron a la negativa a participar del evento que se desarrollará entre el 25 de octubre y el 11 de noviembre. Luego de tres décadas de realización, la feria experimenta tensiones con la Corporación del Libro, que reúne a editoriales de gran presencia, como Random House, Planeta, Santillana, Zig-Zag y Catalonia, quienes hicieron llegar una carta al Ministerio de las Culturas informando que no había acuerdo con la organización a cargo, la Cámara Chilena del Libro.

Juan Carlos Silva, subsecretario de las culturas, señaló que “este es un problema entre privados. Si podemos propiciar un nexo para que se realice (Filsa) bien, pero no podemos obligar un resultado”. Por su parte, Arturo Infante, presidente de la Corporación del Libro, explicó que los organizadores “nos dejaron claro que la feria es de ellos. No moriremos con ellos avalándola, hay que modernizar todo, no podemos estar en una feria que marca el paso”.

Luego de que Infante presidiera la Cámara entre 2011 y 2014, dejó su cargo alegando un “intento de golpe” y se llevó de la entidad a los grandes sellos. El año pasado los conflictos nuevamente aparecieron y el Consejo de la Cultura tuvo el rol de mediar. Sin embargo, según Infante, esta vez es distinto: “Esto no es una pataleta, la mayoría fuimos ex cámaras y sabemos cómo se manejan las cosas. Los compromisos que había con el Consejo del Libro (parte del Ministerio), la cámara no los cumplió”, consignó a Culto.

Hoy, los editores que se automarginaron se plantean una feria alternativa: “Esta es una feria que no nos interpreta, no tenemos una mínima injerencia y está en declinación. Le pasó por delante Buenos Aires, Bogotá, ahora Lima”, explicó Infante.

Por su parte, desde la Cámara enviaron un comunicado recalcando que junto “con respetar dicha decisión, espera que sea reconsiderada y manifiesta su expresa voluntad para trabajar en revertirla”. Sin embargo, el panorama empeoró cuando los Editores de Chile, conformados por cerca de 70 editoriales a lo largo del país, también anunciaron su renuncia a Filsa.

“Debemos aclarar que Editores de Chile no participará en FILSA con su tradicional stand colectivo, pero algunas de las editoriales que componen la Asociación sí irán de forma individual. Nuestros mejores deseos con ellas y con la feria”, escribieron, en referencia a 33 editores que integran la Cooperativa Editores de la Furia.