“Arturo Vidal ‘es para un especialista médico. Le gusta beber y no se controla’. La frase, de Jorge Sampaoli, tiene fecha de 2015, cuando dirigía a la selección chilena y en una conversación que ahora ha salido a la luz descubre y señala a varios de los jugadores a los que dirigió en su momento”, así describía el medio catalán Sport al jugador chileno tras la eliminación de la Roja del Mundial de Rusia 2018.

El artículo incluso desclasificaba supuestas declaraciones del ex DT Jorge Sampaoli al respecto, quien habría asegurado que el futbolista “me preguntó si podía abrir una botella de cerveza que había comprado en el aeropuerto. Le dije que no, porque venían otras personas… Pero con otros consiguió una botella de whisky”.

Pero en el mercado del fútbol la memoria es frágil y obedece a la contingencia: durante este viernes, se confirmó el fichaje del ex Bayern Munich en el club catalán por 18 millones de euros, más tres en variables al cuadro bávaro. La noticia ya había sido anunciada horas antes por varios medios locales, que se olvidaron de sus problemas con el chileno y ovacionaron su fichaje.

“Gracias al Bayern y a todos los aficionados. Disfruté mucho de mi estancia en Múnich. Quiero dar las gracias al club por darme otra oportunidad de afrontar un nuevo reto en Barcelona”, fueron las palabras del jugador tras la confirmación de la noticia.

Tras darle el nuevo apodo de “Superbomba”, Sport informó que “ahora Vidal iniciará una nueva etapa en el Barcelona. En las próximas viajará a Barcelona, posteriormente pasará revisión médica y será presentado por Josep maria Bartomeu como cuarto fichaje de la temporada por la entidad barcelonista”.