La periodista de Canal 13, Mónica Pérez, se sumó al conjunto de mujeres del mundo del cine y la televisión que están mostrando públicamente su apoyo a la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

Invitada en el programa “Sigamos de largo” de este miércoles, junto con Mauricio Jürgensen e Iván Valenzuela, recordó un duro episodio que le tocó vivir tras la pérdida que sufrió estando embarazada, y las reflexiones y dolor que ello trajo en su vida. A propósito de su experiencia, sostuvo que ella públicamente dijo años atrás que abogó por el aborto terapéutico: “Yo tuve un embarazo que no pudo llegar a término porque era inviable. He escuchado que dicen que esto es falso. Y eso no es verdad. Mi guagua no tenía posibilidad de llegar a los nueve meses de gestación”.

La comunicadora relató que “tuve que esperar que mi guagua muriera dentro de mí, para parirla. Tomar pastillas para parir mi guagua que estaba muerta. Lo pasé pésimo”. Pérez detalló que fueron dos semanas de espera, desde que le entregaron el diagnóstico de que su bebé no era viable, para saber si estaba muerta o no. “Ir semana a semana al médico”, describió Pérez.

Eso es un calvario y una tortura que ninguna mujer tiene por qué pasar si no quiere”, opinó. Luego se refirió a otros casos de mujeres que han llevado hasta el final embarazos inviables: “Tengo muchas amigas que han tenido embarazos, de aquellos que nacen las guagüitas a los nueve meses y mueren de inmediato. Y ellas han optado por continuar con su embarazo y lo han llevado de alguna determinada manera y lo han terminado… y sus guagüitas han fallecido nacidas. Ellas han querido pasar los nueve meses”, afirmó.

Pérez terminó exponiendo que tuvo acceso a un tratamiento que le permitió “sobrellevar el dolor y la pena enorme que me significó perder mi guagua”.