Durante la madrugada de este viernes, un inspector de la PDI baleó a un joven ecuatoriano de dos años, quien resultó herido por dos disparos.

El policía se encontraba en el Parque Bustamante cuando un grupo lo abordó para robarle su celular. Sin embargo, aprovechando que portaba su arma de fuego de 9 milímetros, decidió resistirse y apretar el gatillo.

Antecedentes indican que el funcionario de la Policía de Investigaciones habría estado en estado de ebriedad cuando inició su persecución del hombre herido hasta Vicuña Mackenna con Rancagua, donde finalmente fue detenido.

Sin embargo, el panorama empeoró para el detective, ya que el joven baleado no habría participado del supuesto robo. De hecho, según explicó el fiscal de flagrancia oriente, Ernesto Navarro, “se está abriendo una arista distinta en el caso y se estaría viendo si el herido tuvo participación en el delito de robo con intimidación que de alguna forma estamos configurando y del que fue víctima el funcionario de la PDI”.

Navarro añadió que “este sujeto no habría tenido participación en el robo, sino más bien él habría tratado de colaborar con el funcionario de la PDI y es en ese contexto donde ocurre este hecho que estamos tratando de esclarecer”.

De este modo, el efectivo de la dotación de la Brigada de Derechos Humanos de la PDI, Giovanni Villalobos, podría enfrentar cargos como imputado. Los hechos se registraron mientras el detective estaba de franco, en la comuna de Providencia. Por su parte, el hombre herido se mantiene internado en la ex Posta Central con riesgo vital.