Augusto Góngora, el periodista que fue el responsable de la programación cultural de TVN durante dos décadas, fue diagnosticado de Alzheimer a fines de 2014.

La revista Sábado realizó una entrevista a Góngora y su pareja, la actriz Paulina Urrutia, quienes combaten los efectos progresivos de la enfermedad, donde revelaron cómo han sido los últimos cuatro años de su relación.

La pareja, que comenzó a estar junta en diciembre de 1997, comenzó a sospechar que había un problema en el año 2014. En aquel periodo Góngora, quién se encontraba haciendo clases en un magíster de la Universidad Finis Terrae, comenzó a olvidarse de cosas, como por ejemplo dónde había estacionado su auto.

Sin embargo, un hecho que marcó un antes y un después fue que en el cumpleaños de un amigo, Góngora le preguntó a su pareja “¿Quién está de cumpleaños?”.

Tras esto fueron a un doctor donde tras unos exámenes lo diagnosticaron con un trastorno cognitivo leve de tipo amnésico. “Lloré y lloré. El día que me dijeron que tenía esta enfermedad, salí de la consulta y lo único que hice fue llorar”, sostuvo el periodista.

“En Chile este tema es súper complejo, porque cuando una persona la diagnostican, es como que le ponen una lápida. Augusto al principio tenía muchos pudores, sentía que lo iban a mirar mal. Tenía mucha pena por no poder trabajar. Y eso le provocaba mucha angustia. Al principio, no quiso hablar con nadie, ni siquiera con sus hijos”, contó Urrutia.

Por su parte, la neuróloga del periodista, Andrea Slachevsky, sostiene que a medida que pasa el tiempo algunas funciones se van perdiendo. “Por ejemplo, hasta hace algunos meses él aún andaba solo en micro. Hoy ya no puede”, afirmó.

“Cada día notas que algo que hasta ayer estaba, hoy ya no está. La tarea que nos hemos puesto es muy bonita: no es una tarea ansiosa, para que logre cosas o recupere lo que ya perdió, es simplemente para que aquello que va a perder, lo pierda lo más lento posible. Es importante quitar la ansiedad porque, si no, uno vive en el sufrimiento”, enfatiza Urrutia.

A pesar de padecer esta enfermedad, en agosto de 2016 Augusto Góngora volvió a TVN, después de su despido en 2010, para formar parte del directorio del canal.

“Nadie sabía de su enfermedad y estaba muy incipiente pero si tú me hubieras preguntado a mí, yo habría dicho que no, por miedo. Pero fue conversando con él que dije: “Si la vida es justa, con esto él va a poder volver a TVN en dignidad”, señaló Urrutia.

Casi un año después, en abril de 2017, Góngora renunció a su puesto en el directorio debido a que llegó a una reunión que se realizaba todos los jueves en el canal y se instaló en una oficina que no era el lugar donde se haría la sesión.

Tras esto, el periodista habló con el presidente del directorio, Ricardo Solari, quien fue el encargado de comunicarles la situación al resto de los directores.

Sin embargo, Góngora señala que ha aprendido a lidiar con su enfermedad. Hace casi un mes se perdió cuando se encontraba en la Biblioteca Nacional con su terapeuta ocupacional, quien lo acompaña a pasear por Santiago. Mientras este último fue al baño, el periodista decidió ir en busca de Urrutia, quien se encontraba ensayando a unas cuadras, en el Teatro Nacional.

El periodista cuenta que no le dio miedo perderse. “Me acostumbré a pedir ayuda: “Oye, ¿por dónde me tengo que ir para llegar a tal parte?”. Es que no tengo miedo, ese es el punto. Ya que tengo Alzheimer todo lo demás está abierto. Puedo equivocarme, puedo pararme y conversar en la calle“, contó.