La activista palestina, Ahed Tamimi, quien se hizo conocida mundialmente tras ser enviada a prisión por abofetear a un soldado israelí, recuperó su libertad, tras pasar 8 meses en la cácel, el pasado 29 de julio.

A pesar del castigo que le dieron y de los amedrentamientos que dice que sufrió junto a su familia, la voluntad de lucha de la joven de 17 años no parece haber retrocedido ni un centímetro,

En una entrevista con La Tercera, la luchadora palestina habló sobre cómo piensa seguir con su cruzada por la liberación de su pueblo y su experiencia de haber estado en la cárcel.

Tamimi cuenta que otros miembros de su familia, como su padre y sus primos, ya habían estado en la cárcel. Por lo cual ya sabía el escenario que iba a enfrentar.

“No respetaron el hecho de que era menor de edad y me interrogaron sin que me acompañara un abogado. Ellos me amenazaron con mi familia, pero decidí permanecer en silencio, no me quiero victimizar, soy una luchadora de la libertad“, afirmó.

La joven sostiene que su encarcelamiento obedece a una campaña mayor contra los activistas pacíficos de Palestina. Sin embargo, hace hincapié en que Israel no puede puede manejar el hecho de que los palestinos aún luchen por sus derechos.

“No nos vamos a rendir porque nuestra causa es justa. Ellos no pueden manejar el hecho de que no me derrotaron ni tampoco a mi familia. Ellos pueden ser más fuertes con sus armas, pero ellos nunca van a derrotar nuestra voluntad”, sostuvo.

Tamimi también reveló cuales son sus aspiraciones a futuro y desestimó seguir una carrera política. La activista señaló que quiere estudiar leyes.

Un día puede que termine llevando a una corte internacional a los responsables de crímenes contra mi pueblo. Ni siquiera pienso en una carrera política, quiero jugar mi rol en nuestra lucha de liberación nacional”, afirmó.

Para cerrar, la joven agradeció toda la campaña de apoyo para su liberación e incluso dedicó un saludo especial al grupo chileno Illapu por su ayuda.