Todo partió con el testimonio público de la ilustradora Mariela Pabón, quien aseguró ser testigo de cómo el poeta colombiano Rafael Patiño le tocó el trasero a una joven poeta en medio de una actividad oficial del Festival de Poesía en Medellín.

“Hace unos días vi a un viejo poeta (Rafael Patiño) darle una nalgá a una amiga poeta en una actividad oficial del Festival de Poesía en Medellín. Lo halé por el brazo, lo confrontamos, él me miró a los ojos, me dijo: “¿De qué hablas?” y se fue a bailar. Nicole le viró una copa de vino tinto en su ropa blanca y eventualmente lo sacaron de la fiesta”, comienza su testimonio.

Pabón aseguró que el evento continuó como si nada y que, alrededor de Nicole, “vi más acoso para consolar el acoso y muchos “¿quién fue? ¿El de la barba? Ah, él es así”, describió. Como testigo, se sintió tan sola como la víctima, a pesar del apoyo de otras poetas que aseguraron haber sentido el ambiente de acoso y de otra autora que les aseguró que Patiño llevaba rato “dando nalgadas por la fiesta”. 

“Sentí un coraje muy nuevo y mucha impotencia, porque nunca había visto este tipo de violencia tan institucionalizada y explícitamente aceptada”, aseguró Pabón en su publicación en Facebook.

Durante la actividad de clausura, después de haberle escuchado decir a los organizadores comentarios tales como “las lesbianas y feministas se pueden ir del festival” o “las que se reúnan a hablar mal del festival van a quedar vetadas de los festivales de poesía” y hasta de haber sugerido que Nicole, la poeta que sufrió el abuso de su par “tiene problemas mentales”, le llegó un correo a la víctima diciéndole que su participación no era necesaria en el cierre.

“Aparentemente para que la dejaran leer se tenía que dejar manosear por el viejo poeta y quedarse callada”, cuestionó la ilustradora, quien adjuntó un pantallazo donde se leen las declaraciones del director del Festival de Poesía ante su publicación.

En la foto: Fernando Rendón, director del Festival Internacional de Poesía de Medellín

“No hay que enlodar al Festival Internacional de Poesía de Medellín para reivindicar los derechos de las mujeres”, fueron las palabras de Fernando Rendón al respecto, precisando que el agresor fue expulsado del evento.

El director de la instancia señaló que aunque la víctima y otras personas que estuvieron presentes fueron convocadas para resolver la situación, pero “Nicole no asistió sino que se apartó del hotel y no participó en otra de las actividades programadas para ella”. Tampoco habría aceptado una invitación con chamanes que pretendían “ayudarla” espiritualmente y que por ese motivo le habrían escrito para asegurarle que su presencia no era necesaria.

“Sean solidarias, pero objetivas. El Festival Internacional de Poesía de Medellín es un hecho capital y rebelde en la cultura mundial. No ha organizado un grupo de poetas piropeadores o tocanalgas entre sus actividades. La participación de las mujeres poetas es creciente, brillante y enriquecedor. Bienvenida Nicole esta tarde al acto de clausura”, cerró, provocando más molestia entre las mujeres que asistieron.