Este lunes, el presidente Sebastián Piñera firmó una serie de indicaciones al proyecto de ley que modifica los mecanismos de financiamiento de las Fuerzas Armadas, que, entre otras cosas, ponen fin a la Ley Reservada del Cobre, que destina parte de las ventas de Codelco a los recursos de dicha rama.

La iniciativa propone un nuevo mecanismo de financiamiento de las capacidades estratégicas de la Defensa Nacional y establece que Codelco debe entregar el 10% de sus utilidades al Fisco por 12 años, recursos que irían dirigidos al Fondo de Estabilidad Económica y Social.

Además, modifica la forma de financiamiento para que ella no dependa de variables como el precio del cobre, la principal exportación del país. El proyecto de ley ingresó al Congreso en 2011, durante la primera administración de Sebastián Piñera, y actualmente está en la comisión de Hacienda del Senado, en su segundo trámite constitucional.

En la ceremonia, realizada en el Salón Montt Varas, el mandatario aseguró que las modificaciones tienen como objetivo establecer un control democrático “de los gastos y las inversiones” de las instituciones, y plantean la necesidad de que la Ley de Presupuesto contemple un piso mínimo que garantice necesidades mínimas de la Defensa, calculado en base al 70% del monto promedio de gastos operacionales y de mantenimiento entre 2010 y 2017.

La Ley Reservada del Cobre se convirtió en una de las normativas más cuestionadas del último tiempo, luego de que en 2015 saliera a la luz el “Milicogate”, caso de corrupción y desviación de millonarios fondos de dicha normativa por parte de altos cargos de la institución, como el ex comandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuentealba, y el general en retiro Héctor Ureta,