“No a la persecución política”. Es la denuncia que exhibe la pancarta colgada en la fachada de la Casa Argentina en la Ciudad Universitaria Internacional de París, una residencia que depende directamente del Ministerio de Educación de Argentina, y que desde hace 90 años recibe estudiantes, profesores, investigadores, científicos y artistas argentinos que están realizando su formación profesional en la capital francesa.

Los residentes ocuparon este fin de semana el edificio para rechazar una serie de medidas implementadas por el actual director de la Casa, Juan Manuel Corvalán Espina, como la expulsión de la casi totalidad de los miembros del actual Comité de Residentes -órgano representativo electo anualmente-, así como de otras personas que viven en el lugar, cuyas plazas para el próximo año académico no fueron renovadas y deben dejar su alojamiento en el lugar. Los residentes denunciaron que se trata de una “persecución política” y relataron las amenazas de expulsión proferidas por el director al tomar conocimiento de una convocatoria para realizar un #Pañuelazo por #AbortoLegalYa, el pasado 13 de junio, en apoyo al proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que se votará en el Senado este miércoles. Según los habitantes de la residencia, Corvalán “interpeló informalmente, en distintas ocasiones, e incluso mediante llamados personales, a diferentes residentes expresando su rechazo a la actividad, y diciendo que la orden del Ministerio de Educación es que quienes participen tienen que ser expulsados de la casa”. “Ustedes vienen a estudiar, no quisiera verlos tener que irse con las valijas en un par de días”, aseguraron que expresó el director.

Además, afirmaron que no se trata de un hecho aislado, sino que se suma a “manifiestas irregularidades” por parte de la dirección en el proceso de elección del nuevo Comité de Residentes para el año 2017/2018 y al despido “arbitrario e injustificado” de la entonces administradora de la Casa, la profesora Julia Elena Bernardi, y a la “negligencia” del director ante repetidas y denunciadas agresiones sexistas y discriminatorias por parte de un residente.

El petitorio de los argentinos para deponer la movilización pasa por “revisar los resultados de la Convocatoria 2018/2019, reincorporar a Julia Bernardi y la renuncia del actual director.

La Casa Argentina fue inaugurada en 1928 y ha sido parte de diversos hechos socio-políticos del propio devenir histórico tanto de Argentina como de Francia: fue local saqueado por las tropas nazis durante la Segunda Guerra Mundial, enfermería del ejército estadounidense en 1944 y fue ocupada durante el Mayo de 1968. Durante la dictadura argentina (1976-1983) fue controlada por el gobierno militar. El escritor Julio Cortázar o el pianista Bruno Gelber son algunas de las personalidades que se alojaron en el edificio.

casa argentina-paris