La Corporación Humanas publicó un estudio para evaluar la implementación que hasta hoy ha tenido la Ley que regula la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales (riesgo para la madre, inviabilidad fetal y violación) y cómo impacta la objeción de conciencia personal e institucional en el ejercicio de derechos de las mujeres y niñas.

La organización considera “preocupantes” los resultados del informe en tanto se identifican barreras a la accesibilidad de la interrupción legal del embarazo en tres causales derivadas de la objeción de conciencia, tanto personal como institucional. Por eso, instan a las autoridades de salud a “realizar los ajustes legales y administrativos requeridos para asegurar el acceso efectivo, oportuno, de calidad y sin discriminación alguna” al aborto en tres causales.

Humanas, que recogió los datos para el estudio a través de la Unidad de Transparencia de la Subsecretaría de Redes Asistenciales del Ministerio de Salud, destaca que de 1.140 médicos y médicas obstetras contratadas en los 66 hospitales públicos habilitados para la práctica de la interrupción legal del embarazo, 538 se han acogido a la objeción de conciencia individual en la causal de violación, lo que representa el 47,2% del total. Es decir, casi uno de cada dos obstetras que trabaja en establecimientos públicos no está dispuesto a practicar la interrupción legal del embarazo en alguna de las tres causales.

Frente a la causal riesgo vital de la mujer embarazada, el 20,3% de los médicos obstetras (231 de 1.140) que se desempeñan en hospitales públicos se declara objetor, es decir, uno de cada cinco. Mientras que el 27,3% de los profesionales (311 de 1.140) objeta la causal inviabilidad fetal, es decir, uno de cada cuatro.

El estudio también presenta los datos desglosados por causales y por hospitales. Así, para el supuesto de riesgo vital, cuatro recintos (6,1%) tienen más del 75% de los médicos obstetras acogidos a la objeción de conciencia. En esta situación se encuentra el Hospital de San Fernando (Región de O`Higgins); como asimismo tres establecimientos en que la totalidad de los obstetras se han declarado objetores de conciencia en la causal riesgo vital: el Hospital de Vallenar (Región de Atacama), el Hospital de Peñaflor (Región Metropolitana) y el Hospital Intercultural de Nueva Imperial (Región de la Araucanía).

grafico riesgo

En la causal de inviabilidad fetal, se encuentran siete hospitales (10,6%) que dificultan acceso al aborto, con tres cuartas partes de sus profesionales declarados objetores. Estos recintos son: el Hospital de San Fernando (Región de O’Higgins), el Hospital de Talca (Región del Maule) y el Hospital de Angol (Región de la Araucanía); así como cuatro hospitales en que la totalidad de los obstetras se ha acogido a la objeción de conciencia en la causal inviabilidad: el Hospital de Vallenar (Región de Atacama); el Hospital de Peñaflor (Región Metropolitana); el Hospital de Pitrufquén y el Hospital de Nueva Imperial (Región de la Araucanía). En particular destaca el riesgo que presenta para la atención de mujeres y niñas el Hospital de Peñaflor, en que todos los profesionales se declararon objetores de conciencia tanto en la causal riesgo vital como en la causal inviabilidad.

Finalmente, en la causal de violación, 15 hospitales públicos (22,7%) tienen más del 75% de los médicos obstetras acogidos a la objeción de conciencia. Es decir, en uno de cada cuatro establecimientos públicos más de las tres cuartas partes de los profesionales no están dispuestos a realizar un aborto a una mujer o niña víctima de violencia sexual. Esta situación de máximo riesgo para las mujeres corresponde al Hospital de Antofagasta (Región de Antofagasta); Hospital de Vallenar (Región de Atacama); Hospital de San Fernando y Hospital de Rengo (Región de O`Higgins); Hospital de Linares y Hospital de Talca (Región del Maule); Hospital de Lota y Hospital de Concepción (Región de Biobío); Hospital de Victoria, Hospital de Angol, Hospital de Pitrufquén, Hospital de Temuco y Hospital Intercultural de Nueva Imperial (Región de la Araucanía); Hospital de Osorno y Hospital de Puerto Montt (Región de Los Lagos).

Además, en seis establecimientos la totalidad de los médicos obstetras objetan la causal violación sexual: el Hospital de Vallenar, el Hospital de San Fernando, el Hospital de Talca, el Hospital de Pitrufquén, el Hospital Intercultural de Nueva Imperial y el Hospital de Osorno. En estos recintos, las mujeres y niñas que requieren la interrupción legal del embarazo resultado de una violación no cuentan con garantías de acceso a la atención de salud. El estudio destaca la situación de extremo riesgo en que se encuentran los Hospitales de Vallenar y el Hospital Intercultural de Nueva Imperial, puesto que la totalidad de los médicos obstetras se han acogido a la objeción de conciencia en las tres causales.

Objeción institucional

De acuerdo a la información sobre objetores de conciencia institucionales que publica el Ministerio de Salud en su página web –actualizada con fecha 19 de abril de 2018–, existen seis establecimientos privados de salud que se han acogido a la objeción de conciencia institucional. Campus Central de la Universidad de los Andes, Hospital Clínico de la Universidad de Los Andes y al Centro de Salud de la Universidad de Los Andes de San Bernardo objetan las tres causales, mientras que la Clínica Indisa, el Centro de Consultas Indisa y el Centro Médico Indisa Además -todos pertenecientes al Instituto de Diagnóstico Clínica Indisa- se han declarado objetores de conciencia en la causal violación sexual.

Lee el estudio completo aquí:

Estudio Objeción Conciencia Ley Interrupción Aborto Tres Causales 2018