Con 73 votos a favor, la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de acuerdo que busca retirar uno de los símbolos de la dictadura que se mantenía hasta hoy: La estatua del almirante José Toribio Merino en el museo naval de Valparaíso.

Comandante en Jefe de la Armada y miembro activo de la Junta de Gobierno en plena dictadura militar.

Pinochet y Merino en 1984

Merino tuvo un activo rol en las comisiones legislativas de la dictadura, que elaboraron varias leyes vigentes hasta hoy, como el decreto N°3500 que permitió la creación de las AFP.

La estatua de Merino está ubicada a un costado derecho del museo naval. Junto a la figura hay una placa que dice que “la materialización de esta obra ha sido posible realizarla con el generoso aporte” de personas como Gonzalo Bofill, Hernán Büchi, Jorge Claro, Ricardo Claro, Sergio de Castro, Juan Hurtado, Alberto Kassis, Felipe Lamarca, Bernardo Matte, Eliodoro Matte, Gonzalo Vial y Wolf Von Appen, entre otros.

Manifestación afuera del museo Naval / resumen.cl

Durante la votación del proyecto de resolución, agrupaciones de Derechos Humanos se manifestaron en las gradas del Congreso con el fin de apoyar la moción.

La votación final fue 73 a favor, 58 en contra y 14 abstenciones. Entre los rechazo se cuenta a casi la totalidad de la bancada de Chile Vamos, con la excepción de algunos que se abstuvieron, como Luciano Cruz-Coke, Gonzalo Fuenzalida, Pablo Kast, Sebstián Keitel y Marcela Sabat.

El diputado de Revolución Democrática, Jorge Brito quien presentó la moción expresó “hay distintos dictámenes de la Corte Suprema de nuestro país que dicen que el Almirante Arturo Merino de la Armada ordenó el encarcelamiento, la detención y tortura de distintas personas por pensar distinto en dictadura”.

En ese sentido el parlamentario detalló “esta estatua que se encuentra en el Museo Naval de Valparaíso y que visitan todos los días chilenos y extranjeros enaltece esta figura. Creemos que acorde a las resoluciones de Naciones Unidas que nuestro país ha propiciado y acorde al programa presidencial del Presidente Piñera, esto está muy alejado de la misma resolución, la que indica homenajear a las víctimas y no a los victimarios”.

Con la aprobación de este proyecto, se espera que el Presidente Piñera instruya al Ministerio de la Cultura el retiro de la estatua, para que según Brito “pensemos en que los monumentos que se levanten en nuestro país sea símbolos que nos unas y no que nos dividan (…) independiente del sector político tenemos que tener un proyecto de Chile en común, para eso es importante no levantar figuras que signifiquen tortura”, cerró.