“Sería diputado, como ahora. De hecho, si fuera hombre probablemente hubiera sido más fácil porque los hombres en nuestro país tienen más posibilidades de desarrollarse en política. Pero eso lo estamos revirtiendo de a poco”.

Así contesta la diputada Karol Cariola el cuestionario de revista Paula en que ponen a figurar públicas en la situación de ser de  otro género, tal como lo hicieron con la entrevista al RN Gonzalo Fuenzalida la semana pasada.

En esta oportunidad, la parlamentaria PC abordó diversos temas de la actualidad, pero poniéndose en la piel de un hombre, el que se llamaría Ricardo, por su padre, tendría los ojos azules, como su abuelo, se dejaría barba, y sería un flaco de 1,75 cms.

“Sería medio perno, creo. Me vestiría semi formal; con camisita, pantalones de gabardina y zapatos en punta”, dice la ex diirgenta estudiantil, quien reconoce que iría al Congreso con chaqueta pero sin corbata, porque hay dos cosas que no cambiarían en su vida: ser diputada y matrona.

“Sería diputado, como ahora. De hecho, si fuera hombre probablemente hubiera sido más fácil porque los hombres en nuestro país tienen más posibilidades de desarrollarse en política. Pero eso lo estamos revirtiendo de a poco”, señala sobre su carrera política.

En tanto que sobre sus estudios universitarios dice que “de todas maneras” sería matrón, ya que “no creo que las profesiones tengan género. Me encanta la idea de que hayan matronas y matrones”.

También dice que como hombre se tomaría el post natal, ya que “tienen todo el derecho de tomárselo. De hecho, soy autora de un proyecto de ley para ampliar el fuero parental a los padres, porque una de las formas de discriminación laboral a las mujeres es que por el hecho de tener fuero las contratan menos”.

El uso del condón sería una obligación “porque es el único método que te protege del contagio de enfermedades de transmisión sexual”, pero que como matrón “trataría de crear otros métodos anticonceptivos para que no tenga que ser la mujer la que esté tomando siempre pastillas. Y nunca obligaría a mi mujer a que ella tuviera que ocupar un método anticonceptivo, porque eso me parece injusto”.

Otra de sus definiciones es el feminismo. “Sería activista y acompañaría a las mujeres en esa lucha. Sería un hombre feminista, sin lugar a dudas, y en el contexto de una sociedad patriarcal estaría trabajando activamente para terminar con esa brecha. Sería autor del proyecto Igual pega, igual paga que está en el Congreso”.

Asegura que no estaría favor de compartir porno en grupos de Whatsapp de hombres porque “no me gusta que se utilice el cuerpo de la mujer como un objeto de recreación carnal o sicológica”.

Cariola dice que, como padre, jamás cuestionaría la sexualidad de sus hijos o hijas; jamás sería infiel a sus parejas, con quienes que trataría de ser un apoyo y un respaldo para crear un vínculo de igualdad, “como partners, y no como distintos ni como un acto de propiedad”.

Quizás sería bisexual. Me parece que es más natural al ser humano, ya que no creo que seamos heterosexuales por naturaleza”, se la juega la diputada que asegura que tampoco pagaría la cuenta ni compraría flores, pero que sí piropearía a su gente cercana, jamás en la calle ni a una desconocida porque “cuando una mujer está caminando no está esperando que le hagan una opinión de su físico. Eso no corresponde. Creo que es una falta de respeto meterse en la intimidad de una persona que camina por la calle”.

Finalmente, señala que el mayor error de los hombres es “creer que las mujeres queremos que nos protejan. No porque a veces tengan una estructura física más fuerte nosotras estamos esperando protección de parte de ellos”.