En Chile hay un total de 458 Centros de Salud Familiar (Cesfam), pero más de la mitad, el 62% de ellos no cuenta con la autorización sanitaria necesaria para poder funcionar.

Ese es el dato del 2017 que revela, de forma preliminar, el análisis de la Mesa Nacional de Acuerdo en Salud, donde se indicó que 286 de los recintos no cuentan con el permiso del Ministerio de Salud, que sí tienen 172 Centros.

Sobre las cifras, el vicepresidente de la Confederación Nacional de Funcionarios Municipales (Confusam), Esteban Maturna, dijo a La Tercera que “no nos sorprenden y es una evidencia, más allá de los escasos estándares con los cuales funcionan los consultorios, de la grave crisis de la salud pública”.

En tanto que el vicepresidente del Colegio Médico Regional Santiago, Camilo Bass, sostuvo que si bien la sitaución es “lamentable”, se debe a una “falta de supervisión de parte del Minsal a los municipios que administran los consultorios, y que podría ser catalogada como un abandono de funciones”.

La autorización es de carácter obligatoria para que un recinto funcione, ya que se acredita que estás cumpliendo con la normativa exigida en cuenta a estructura y organización establecida en el Código Sanitario, es decir que cuenta con los recursos humanos, equipamientos e infraestructura para operar. Las secretarías regionales ministeriales de Salud (seremis) las encargadas de entregarlas.