La noticia de que la ex presidenta Michelle Bachelet podría regresar a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el cargo de Alto Comisionado de Derechos Humanos ha circulado durante toda la mañana de este miércoles, luego de que fuera revelada en una nota publicada por Reuters.

Sumado a lo anterior, durante esta tarde La Tercera confirma que el martes recién pasado se llevó a cabo una reunión de alto nivel entre la subsecretaria general de la ONU, Amina Mohammed, y los embajadores representantes de los grupos regionales (uno por cada continente o zona geográfica), en el que se les habría comunicado de la decisión.

La publicación asegura que fue el secretario general del organismo, Antonio Guterres, quien resolvió designar a Bachelet en el cargo, lo que marcaría el regreso de la mandataria a la institución, quien entre 2010 y 2013 se desempeñó como la primera directora ejecutiva de ONU Mujeres.

Eso sí, el nombramiento deberá ser aprobado por la Asamblea General, en la que se sientan los 193 Estados miembros de la organización. En caso de ser aprobada, Bachelet deberá radicarse en Ginebra, Suiza, donde se encuentra la sede del organismo, y será la sucesora del jordano Zeid Ra’ad Al Hussein, quien previamente afirmó que no aspira a la reelección debido a que no quiere realizar concesiones políticas para lograrlo.

La noticia se conoce a pocos días de que la ex mandataria hiciera un evento de lanzamiento de su nueva fundación, “Horizonte Ciudadano”, que estará presidida por la ex subsecretaria de Educación, Valentina Quiroga. En el evento descartó cualquier aspiración de un nuevo mandato y aseguró que el propósito es “reivindicar la política”.

Si bien aún no ha sido confirmado de forma oficial, el trascendido generó críticas entre las agrupaciones de derechos humanos en Chile. Por ejemplo, durante esta tarde Lorena Pizarro, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), manifestó sus reparos ante el compromiso real de Bachelet con las causas de derechos humanos.

“Nosotros como organización hemos tenido serias diferencias con el actuar de la ex presidenta Bachelet frente al tema de derechos humanos. Mucho de lo que aquí también ocurrió tiene que ver con que no solo en su Gobierno: desde el año 90 no ha habido voluntad política para enfrentar la necesaria y justa demanda de verdad y justicia”, afirmó.