Últimamente hemos escuchado y también leído sobre varias medidas que el actual gobierno pretende promover en la región de La Araucanía, uno de ellos y el cual ha sido avalado y también criticado por muchos es la incorporación de un comando denominado “Jungla”, el cual se compone de funcionarios de fuerzas especiales preparados en Colombia para combatir la violencia o como le gusta llamar al gobierno “terrorismo en La Araucanía”.

Más allá de generar tranquilidad en esta región, se ha visto un incremento en los hechos de violencia que ya estábamos acostumbrados a ver, nos damos cuenta entonces que más allá de cumplir un rol pacificador, cumple un rol provocador al no ser una propuesta de dialogo y sino de represión policial. Es como volver al pasado y recordar la mal llamada pacificación de La Araucanía a manos Cornelio Saavedra donde implementó un plan de ocupación de las tierras mapuches para la colonización y desarrollo industrial el cual se llevó a cabo usando la fuerza armada para lograr su objetivo. No quiero decir que en estos momentos se esté haciendo lo mismo, pero con comandos como el “Jungla” lo único que se espera es la fuerza o represión policial ante mapuches que luchan por recuperar lo que en aquellos años se les fue usurpado a manos del Estado.

Actualmente se está trabajando en un plan para la Araucanía, este es denominado “Plan Impulso Araucanía”, un plan que fue presentado durante la candidatura de Sebastián Piñera y que ahora estando ya en el gobierno está a días de ser lanzado tal como lo mencionó el ministro de Desarrollo Social hace unos días en una visita a la región. Entendemos que el plan consta de ocho ámbitos de los cuales se consideran el desarrollo integral e inclusivo de la región, el reconocimiento y valoración de la diversidad, la voluntad de diálogo, el acuerdo y paz, además de temas asociados a infraestructura y carencias básicas que posea la región, si bien es cierto en la palabra suena bastante atractivo el plan para la región, sobre todo en puntos como la búsqueda de acuerdos y paz para la Araucanía, ¿pero de qué paz estamos hablando luego de instalar un comando armado en la región?, es una de las interrogantes que muchos se efectúan al momento de escuchar las palabras del Ministro Moreno en sus declaraciones y las intenciones que este plan mantiene para la región.

Otro de los puntos fundamentales y que existe bastante desinformación de ello es la modificación de artículos a la Ley Indígena (Ley 19.253), específicamente al Título II “Del reconocimiento, protección y desarrollo de las tierras indígenas”, donde se quiere modificar los artículos directamente relacionados con la protección de tierras indígenas, para así poder eliminar las prohibiciones de vender, hipotecar, arrendar, o disponer de sus tierras a personas o entidades no indígenas, lo cual sería un retroceso a la hora de analizar el verdadero sentido que estos artículos mantienen para los mapuches y la protección de sus tierras. Si volvemos al año 1993 que fue cuando se publica la Ley Indígena, uno de los principales objetivos era la protección de las tierras indígenas luego de las usurpaciones que históricamente el pueblo mapuche había vivido, si bien es cierto, actualmente con la modificación a las prohibiciones se busca fomentar la productividad de estas tierras, el verdadero sentido que se le otorga a la protección de las tierras indígenas es el valor sagrado que para el pueblo mapuche mantiene, dado que en ellas se efectúan muchas veces rituales sagrados que están netamente ligados con su cultura e identidad del pueblo.

Según el gobierno la modificación a la Ley Indígena será sometida a una consulta, la cual consta de reunir principalmente a dirigentes de todos los pueblos indígenas presentes en nuestro país con el fin de discutir los puntos más importantes de esta posible modificación. En relación a ello ya hemos vivido procesos de consulta anteriormente y la experiencia nos señala que estas son totalmente manipuladas a la hora de entregar resultados y ser solo favorables para una minoría que no le da sentido al principal objetivo de estas mismas. El gobierno ha brindado poca información sobre esta medida de modificar la ley y por lo tanto el llamado es a informarse sobre todas las medidas que se están tomando para la Araucanía y proteger de forma colectiva nuestra cultura e identidad mediante la protección de las tierras indígenas.


Estudiante de Sociología Universidad Católica Silva Henriquez